Índice
Ejemplo de psicointegración
Grupo Elron
Sección Psicointegración y Psicoauditación - Índice de la sección - Explicación y guía de lectura de la sección

 

de Daniel José
con la aprobación de Jorge Olguín

Consulta:

Ahora estoy haciendo como una reparación de vida. Buscamos con la ayuda del e-metro momentos de carga de esta vida que puedan aun afectarme... Se trata de liberarse de problemas en tiempo presente... una vez esto ya no te roba la atención (o la energía) pasas a otros incidentes más graves...

Lo primero que quiero conseguir es que mi familia respete como soy, no estar tanto en efecto de lo que se supone se espera de mí. ¿Se entiende?

Saludos.

 

Hola.


Es importante no sentirse presionado. Eso implica en primera instancia comprender la situación. Por ejemplo comprender que la limitación de la familia pueda venir de que realmente no pueden ofrecer otra alternativa mejor, ya sea por desconocimiento o por que durante su vida no han luchado o no se les han dado las circunstancias para encontrar mejores alternativas, o cualquier otra causa. Comprender esta limitación hace que uno no sea duro con ellos. Tampoco hay que serlo aun que no se los comprenda, puesto que ser duro querría decir que uno intenta imponerse. La imposición genera conflictos futuros, y en cambio la comprensión lleva a acuerdos futuros, o como mínimo ayuda a evitar los conflictos.

Por supuesto que sentirse presionado es desagradable, pero si tu intentas razonar sin dar opción al conflicto, y todo y así este aparece, situarse en efecto es complicar la situación al añadir el ego personal. Probablemente proviene de un sentimiento más o menos fuerte de victimismo "¿por qué no me comprenden?".

Si esto fuese así, la carga se te borrará al comprender que no puedes pedir más a tu familia, y quizás cuando no estés en efecto se te ocurrirá alguna otra forma de probar un acercamiento. O quizás también descubras que estabas bloqueando la situación.

La auditación te ayudará seguro, pero al centrarse en un tema concreto y no explicarte en qué consiste el rol de víctima (si este fuese el caso), no borrará la base generadora del conflicto, si no solo uno de los conflictos que esta base ha generado.

Precisamente lo que integra los roles como este de víctima, es psicointegración.

¿Cómo lo harías, por ejemplo, para integrar este rol? Comprendiendo que está basado en una alteración de la percepción de una situación. Alterada en la forma de centrarte en tu mismo (ego) y no en el problema. Es decir, el problema tiene unas características, está definido por unos parámetros. Ver el problema tal como es permite analizarlo y solucionarlo (en la medida de lo posible) sin interferencias. Al desplazar el centro del problema hacia ti (rol de víctima) dejas de verlo tal como es en realidad.

Entonces con psicointegración dejas de ser víctima en esta situación, y dejas de ser víctima en otras situaciones, no dejando margen, por tanto, para generar casi ningún engrama más mediante este rol de víctima.

¿Todo esto te dará una solución? Quizás no, pero como bien sabes, dejar de estar en efecto es ser libre para hacer otras cosas sin sentirse afectado.

Entonces para un problema de este tipo, uno puede empezar analizándose, ver si está manipulando el problema con algún rol de ego. Una vez ve que no lo manipula, puede intentar encontrar las soluciones al menos sin las interferencias provocadas por uno mismo. Y a riesgo de repetirme, si no se encuentra ninguna solución, al menos el tema casi no afecta.

No estoy diciendo que no sea bueno hablar de nuestros problemas con quien pueda ayudarnos. Pero en primera instancia es bueno analizarse a uno mismo, y si uno no se genera roles, se reducen enormemente los conflictos interiores.

Saludos.

 

Consulta complementaria:

He vuelto a releer el mensaje que me enviaste y he encontrado lo que realmente me aportó más luz. Me decías que para integrar el ego un primer paso es comprender que existe una alteración de la percepción de la situación, centrándose en uno mismo, en aquel rol que en ese momento opera, sea el de víctima, sea el que sea... y ... ¿puedes creer que después de todo lo que había leído de psicointegración acabo de darme cuenta de esto? Ja Ja ¡Es increíble! ¡Y es tan simple que parece mentira!
Pongamos una situación... algo está pasando (una discusión, un ataque verbal de alguien, un comentario desagradable... ) y yo me analizo... ¿Cómo me siento? Me siento en efecto de la situación por que esto me ha hecho perder la serenidad (¿es así?). Puedo estar pensando “como puede esta persona decirme esto si sabe que me está hiriendo? ¡Ya estoy en efecto!
Por tanto el primer paso seria pensar “mi percepción de la realidad se basa en como me ha hecho sentir eso” no es real.
Localizo el rol y soy consciente... Mi pregunta es ¿Solo por ser consciente de esto ya he integrado el ego? Es cierto que el ser consciente ya te aporta serenidad por que comprendes la jugada...
¿Qué pasa después? Supongo que tu respuesta será que cada uno tendrá una reacción en base a cual sea la esencia de aquella persona. Una persona puede actuar pensando “Está bien, dejo que grite, yo no le doy valor a estas palabras”. Otra pensará “Esta persona está equivocada. Voy a interesarme porqué piensa esto”. Otra pensará “No me conviene relacionarme más con una persona como esta que grita”... ¿Es así?
Si soy sincero había olvidado el tema de psicointegración y ahora que lo he reencontrado ¡estoy entusiasmado!
Saludos.

Hola de nuevo.

Encuentro importante analizar en cada caso si es racional otorgar el beneficio de la duda. Puede ser que lo racional sea otorgarlo al concepto que está defendiendo la otra persona, pero si esta nos menospreció necesariamente hemos de hacer lo posible para que las cosas vuelvan a su sitio, si no habríamos perdido el respeto por nosotros mismos.
En este caso la defensa no estaría basada en la mente reactiva, si no en el conocimiento racional de la necesidad de mantener un orden mínimo para poder interactuar con nuestro interlocutor.
En este caso sería un ego justificado y positivo. Ego en cuanto a una defensa del yo que requiere estabilidad. En realidad también es no-ego, puesto que dejar que el otro actúe mal es dejar que un hermano se equivoque, y por estimación hacia él es necesario corregirlo, siempre que sea posible. Naturalmente en algunos casos la mejor alternativa será no hacer nada o hasta marchar.

Es muy difícil no sentir algo de quemazón por dentro, y más cuando probablemente ha estado así desde siempre. Se trata de ser conscientes de ello y no dejar que este sentimiento negativo pueda derivar en algún acto. Controlarlo y pasar a usar la mente analítica. Tener este sentimiento negativo por un instante no quiere decir no estar psicointegrado. La psicointegración se demuestra con los actos.

Esta quemazón proviene de la mente reactiva, que ha estado con nosotros desde nuestra creación como espíritus y además es automática, y por tanto es más fuerte por el momento que la mente analítica, la cual lleva en nosotros mucho menos tiempo y requiere en gran parte del ejercicio de la voluntad. No se está sugiriendo, por tanto, algún tipo de auto represión, si no de acción basada en el autoconocimiento.

Lo que pasa luego cuando te has controlado, como bien dices depende del concepto que tengas, así como de la información previa que se tenga de la situación. De hecho como en todo, como más datos y sabiduría se tenga, más probabilidades de actuar correctamente.

El “Está bien, dejo que grite, yo no le doy valor a estas palabras” podría no ser demasiado correcto, puesto que tarde o temprano puede convenir hacer comprender a quien ha actuado mal, o mejor aun, que ha estado víctima de un engrama, rol o lo que sea. Naturalmente esto último sería si con la persona se puede llegar a esta profundidad de razonamiento, o si está dispuesta a comprender o escuchar conceptos probablemente distintos a los suyos.

Cosas similares se pueden decir de las otras posibles respuestas. Dependen mucho de la situación y en la medida de lo posible hay que tener en cuenta los diferentes parámetros que la conforman. De esto se aprende tanto por experiencia propia como analizando las situaciones que se dan entre terceros, o integrando en nosotros nuevos conceptos que no tienen nada que ver directamente, pero que se pueden aplicar a muchas situaciones.

Saludos.

 

Consulta:

Hola, me gustaría, si me lo permite, hacer unas consideraciones que he ido pensando últimamente.


Se ha hablado siempre de que el conocimiento es PODER, pero nunca se ha dicho que la Sabiduría es ELEVACION.
Como dice Jorge, la Sabiduría no es conocimiento. El conocimiento está en todas partes, en los periódicos, en los libros, en tus observaciones propias de la vida (la mejor manera de obtener datos, en mi opinión)...
Pero la Sabiduría está en muy pocas personas, y concretando, en pocos espíritus.
El conocimiento, a mi parecer, es simplemente la retención de datos para usarlos convenientemente en cada situación. Sin embargo, Sabiduría implica conocerse primero a uno mismo; segundo, integrar el ego y tercero, implicarse para con los demás. Por implicación me refiero obviamente al Servicio, al ponerse en el lugar de los demás, al dar sin pedir nada a cambio, el involucrarse positivamente en la sociedad.
La Sabiduría creo que solo se alcanza siguiendo esos pasos: autoconocimiento, integración de la mente y Servicio.
Es precioso, bello, el descubrirnos pasito a pasito, minuto a minuto interiormente, ver que cosas nos producen gozo y felicidad cuando las realizamos, observar en qué fallamos e intentar rectificarlo...
Eso para mí es Sabiduría.


Todo eso, si se combina con el Servicio, es nuestro único fin en la vida, física y suprafísica.
Lógicamente, no vamos a estar las 24 horas del día en Servicio, pero si ponemos un granito de arena cada día, al final, cuando desencarnes, habrás hecho una montaña de arena.
Aparte, es cierto lo que dice Daniel José cuando comenta que es muy difícil no sentir una especie de incomodidad interior cuando nos ofenden (en realidad, como usted sabe, nos dejamos ofender, que es muy distinto).
Esto lo digo por que yo, al igual que todas las personas, he sentido esa sensación incómoda en muchas ocasiones, pero ahora casi ni la siento.

Realmente es como "milagrosa" la técnica de Jorge.
A lo que quiero ir es que el resultado de PSICOINTEGRACION se ve reflejado en los actos que pueden derivar de una posible ofensa, como por ejemplo, la ira, levantar la voz, etc. Sin embargo, el que uno sienta esa quemazón interior a veces no significa que estés desintegrado.
Creo que no se puede estar integrado al 100%, aunque Jorge me dirá lo contrario. Y si es posible estarlo, hay que tener un gran autodominio de uno mismo y una gran serenidad interior.
Para terminar, voy a decir una frase que acabo de pensar: LA SABIDURIA ES COMPRENDER QUE EL OTRO ES TAN IMPORTANTE COMO TÚ Y QUE MERECE TODA TU AYUDA.
Un abrazo, Jorge.
J.J.(España).




Estimado amigo: Claro que es difícil estar todo el tiempo en control, pero ten en cuenta que finalmente te terminas acostumbrando a estar alerta.

Es cierto que podrás sentir la adrenalina en el estómago, pero como tu mente analítica tendrá el control, no pasará de allí. Como ejemplo: Así como el valiente vence el miedo (si no lo tuviera no sería normal), el integrado logra vencer sus impulsos... pero nadie dice que no los tenga.

No somos robot, pues somos sensibles a nuestro entorno. El estar integrados nos hace filtrar lo negativo. Es eso...

Un fuerte abrazo: Prof. Jorge Olguín.