Índice

Psicoauditación - Eugenio G.

Grupo Elron
Sección Psicointegración y Psicoauditación - Índice de la sección - Explicación y guía de lectura de la sección

Si bien la Psicoauditación es la técnica más idónea para erradicar los engramas conceptuales del Thetán o Yo Superior de la persona, la mayoría de las veces se psicoaudita a thetanes que habitan en planos del Error y sus palabras pueden no ser amigables y/o oportunas para ser tomadas como Mensajes de orientación, algo que sí se da cuando se canaliza a Espíritus de Luz o Espíritus Maestros.
El hecho de publicar estas Psicoauditaciones (con autorización expresa de los consultantes) es simplemente para que todos puedan tener acceso a las mismas y constatar los condicionamientos que producen los implantes engrámicos.
Gracias a Dios, esos implantes son desactivados totalmente con dicha técnica.


Atte: prof. Jorge Olguín.

 

 

Sesión del 7/11/07

Psicointegración del 12/2/08

Otras sesiones con el thetán


 

Psicoauditación del 07/11/07

Médium: Jorge Olguín.

Interlocutor: Eugenio G.

Entidad que se presentó: Thetán de Eugenio G y Kether, el Anciano de los Días.

El thetán habló sobre alguna dificultad de ego del 10%, relacionada principalmente con actos hostiles difíciles de captar, los cuales pueden alterar al 10% y que hay que trabajar para ir superando. Habló del humor y de su forma de expresarse. También de alguna cualidad de su 10%, como el elevado grado OT conseguido recientemente. Respondió a una pregunta sobre cómo ve al Maestro Jesús. Comentó que en los planos densos hay pompa, como contraposición a la integridad de los planos de luz. Puntualizó que el libre albedrío del 10% es respetado, es el 10% quien tiene la última palabra. Posteriormente el Maestro Kether habló del camino físico de dolor como tránsito a la luz, de la debilidad, que proviene del ego. El amor fortifica y se contagia. Aquel que actúa con el bien como objetivo no debe caer por opiniones negativas de terceros.

Sesión en MP3 (5.552 KB)

 

Entidad: Después de algún tiempo vuelvo a comunicarme estando mi 10% presente aquí en el plano físico.

A veces suceden cosas y cada espíritu tiene una cualidad o una capacidad de. Hay espíritus que son creadores, hay espíritus que transmiten mensajes, todo dentro del Camino. Mi capacidad de discernimiento que lo único que lo puede obnubilar es la mente reactiva cuando se sale de cauce. Pero si cada espíritu tiene una característica, cualidad o como quieras llamarlo, mi característica es el discernimiento. 

Me ha pasado muchas veces en muchas vidas de que aun habiendo discernido lo que está bien y lo que está mal elegía lo que a mí me parecía porque pensaba que sacaba más ventaja con eso, siempre tratando de ser lo más suave posible en que terceras personas no salieran perjudicadas o que salieran lo menos perjudicadas posible.

 

Creo humildemente que he logrado a lo largo de las distintas encarnaciones vencer por fin el rol del ego si bien mi parte encarnada todavía lucha contra sus roles. Yo puedo decir desde aquí, desde esta vibración, que en mi caso no me afecta porque los tengo observados. Sí me preocupa, sí me duele, sí me lastima a veces las oscilaciones que tiene mi 10% encarnado.

Mi 10% encarnado a veces espera un aval de parte mía como diciendo:

-¡Oh! ¡Qué bien! ¡Cómo has avanzado!

Pero si yo tuviera que hacer un equilibrio tendría que decirle a mi 10%:

-Bueno, perfecto. Vamos a ponernos de acuerdo.

Yo no tengo problemas en que cada vez que me comunique decir:

-¡Oh! Has avanzado en esto, esto, esto y en esto.

Pero por una razón de compensación también tendría que decir:

-¡Oh! Pero te has equivocado en esto, esto, esto y en esto.

Y tal vez sientas como escozor, tal vez no te agrade porque en el fondo sabes lo mismo que sé yo pero no lo quieres reconocer cuando puedes equivocarte.

 

Y es verdad que por momentos has de alguna manera amalgamado una forma de ser, te has acostumbrado -está bien- a manejar sus emociones más que antes pero sería poco oportuno de mi parte decir que ya está, que ya es suficiente porque no lo creo. Porque todavía hay que trabajar. Y no tiene que ver con engramas míos de vidas pasadas. Es un trabajo en el hoy, es un trabajo fuerte, es un trabajo pensando en que siempre en el plano físico nos vamos a rodear de seres que tengan una forma de pensar no digo distinta sino tan poco común que puede llegar incluso a alterar los nervios de la parte encarnada.

 

Voy a dar un ejemplo. Hay seres en el plano físico que les molesta el ruido del papel que vosotros le llamáis lija sobre la pared o el ruido de un torno muy agudo o un chillido muy alto porque aunque lo captéis con el oído sienten la sensación a flor de piel. Es un ruido molesto, casi insoportable.

 

Hay actitudes en el plano físico de terceras personas que sin querer o queriendo pueden llegar a alterarnos de la misma manera que esos ruidos agudos, a tal punto. Palabras fuera de lugar y los engranajes lo activan. No es cierto, como enseñan en las escuelas, que un detonante solo hace detonar un engrama completo. No desde el punto de vista que lo quieren enseñar. Pero nos ha pasado -yo vivo permanentemente conectado con el 10%- que hace años atrás nos decían una frase que molestaba y que hasta se endurecía el estómago de crispación y había que hacer un esfuerzo tremendo para contenerse y uno de repente se siente curado, sanado. Y es como que eso pasó a la historia, como decís vosotros.

 

Y muchos años después escucho la palabra parecida y ese síntoma del estomago vuelve. Eso significa que hay que trabajar sobre las reacciones. Si bien no pasa de un problema estomacal, no pasa de una circulación de adrenalina pero yo considero que un ser encarnado está sanado cuando ni siquiera siente ese recorrido en su piel y que las palabras no molesten.

 

¿Qué más quiere uno como parte espiritual? Que el 10% esté bien y discernimiento. Si esa es la cualidad. La cualidad discernimiento, que no tiene que ver con ser meticuloso. No pasa por ser meticuloso, pasa por discernir, ver lo que está bien y lo que está mal.

 

Lo que también en hay que decir -que eso es muy importante, más importante que repasar cien vidas pasadas- es que los actos hostiles hay mil maneras de captarlos. No hablo de hacerlos hablo de captarlos. Que otro los haga y nosotros captarlos. Nos pueden llegar en forma directa mediante agresión verbal, agresión física, mediante desvalorizaciones. Y eso lo sabe todo el mundo porque todo el mundo experimenta actos hostiles de esa manera. Lo difícil es captar un acto hostil cuando la otra persona dice sutilezas o medias palabras o dice una cosa y está queriendo expresar otra.

 

Y acordemos que yo dije que tengo discernimiento. Entonces yo capto las dobles palabras. Y para mí eso es un acto hostil, un acto hostil solapado, sucio, artero. Y como 10% encarnado es muy difícil sobrellevarlo.

 

Mi 10% y yo nos parecemos mucho porque oscilamos. Se puede estar en un plano maestro y oscilar porque lo que se trabaja es el engrama, no el rol del ego porque si hubiera rol del ego no estaría...

 

Interlocutor: Siento sorpresivamente en esta canalización que estoy alegre de hacerla, que no hay en ti ni humor ni amor y, según se ha dicho en el Grupo, de parte de Eón que tanto el humor como el amor son cosas de Él, vienen de Dios. Yo te pregunto porque te noto frío, distante, analítico. Parece ser que esta fuera la primera vez que nos comunicamos y la verdad no sé por qué. Si bien yo, como 10%, no me las creo demasiado sé que tengo mucho camino por recorrer. También es cierto que últimamente he tratado de controlarme. He tratado de no salirme del cauce. Así que la pregunta sería si esa -según mi entender- aparente frialdad y análisis de parte tuya es responsabilidad mía.

 

Entidad: Sí. Pero aparte hay un error de concepto: el amor y el humor no siempre van de la mano. Había seres encarnados casi considerados avatares que estaban conmigo desvalidos cuidándolos, seres de Luz que niños pobres morían en sus brazos. Y si bien tenían esa sonrisa de piedad no se jactaban justamente por tener humor. El humor depende de lo que cada entidad tenga que expresar en el momento, en las circunstancias o si hay alguna vivencia a recorrer. Pero en este caso me quise abocar -porque lo creí necesario- a mostrar la faceta de qué es lo que falta y no tenía ningún sentido porque molestaría el humor, distraería el humor. No sé si me explico.

 

Interlocutor: Me alegro de estar equivocado.

 

Entidad: El humor cuando uno tiene que expresar qué nos molesta o qué te molesta a ti. Yo en realidad no tengo roles del ego pero sí me preocupa que tú como 10% y el humor hubiera distraído para mi expresar. Yo hablaba de que tú puedes captar actos hostiles de terceras personas y no hace falta que diga corrígeme si no estás de acuerdo porque sé tu manera de pensar. Podrás no admitirlo pero lo que yo elucubro es lo que tú piensas. No hay otra. Es que te molesta más un acto hostil encubierto, palabras a medio decir, situaciones que pueden escapar a tu control o recriminaciones fuera de lugar cuando no tienen nada que ver en este momento que las digan y que no se dijeron en su momento. Y eso puede trabajar en tu parte corporal haciéndote correr la adrenalina. Puede llegar a molestarte más este tipo de actos hostiles que una agresión verbal directa porque la agresión verbal directa uno tiene los ojos preparados para mirar a la persona, los oídos prestos a escuchar y a decir es cierto o no estoy de acuerdo. Pero las palabras solapadas, las medias palabras, las indirectas molestan más y hacen que la persona monte de nuevo en ego y lo que a uno le cuesta avanzar. Es como si tú de repente estás cuesta arriba en un camino enjabonado y cuando te faltan mil metros para llegar resbalas y otra vez caes a la base porque el mismo jabón te hace patinar hacia abajo.

Lo que hay que trabajar y obviamente que eso no se puede decir con humor y no estoy carente de amor, simplemente que en mi tono que le transmito al decodificador es un tono práctico, como un profesor cuando da un discurso en una facultad es un tono práctico. Lo de carente de amor lo dejo a tu concepción pero no lo veo así. Lo que quiero decir es que busquemos las herramientas para así como en un momento determinado vencimos actitudes belicosas ante situaciones demostrables debemos hacer el mismo trabajo ahora ante situaciones encubiertas, para que se entienda. Porque a ti y a mí nos molesta más la agresión encubierta que la agresión a campo abierto, si se entiende la expresión.

 

Interlocutor: Pero la pregunta sería esta: No quiero saber en qué plano estoy ni nada de eso. ¿Estamos peor que antes?

 

Entidad: ¡No! No, no. Para nada. No, no. Estamos en el plano 4.4. No tengo roles del ego, si no no estaría en el plano 4.4. Es un plano maestro.

 

Interlocutor: Me sorprende mucho escuchar eso.

 

Entidad: Pero el plano 4.4 no está exento de engramas como tampoco lo está el plano 5 y los engramas, de alguna manera, si bien en este plano pueden ser tratados en el plano físico pueden provocarnos los roles del ego y hacer que la persona por momentos sea susceptible.

 

Interlocutor: ¿Entonces esos mensajes -por llamarlos de alguna manera- que he charlado hace un rato con el profesor Olguín vienen de tu parte y es porque hay una comunicación entre nosotros que se hace más fluida?

 

Entidad: Muchísimo mayor que antes. O sea, lo que tú en un momento dado dices "No reconozco. Que parece que fuera la primera vez" es porque me estoy contactando de otra manera más práctica, sin adornos. Pero de repente tú tienes un amigo en el plano físico que cuando recién lo conoces a ese amigo es cuando adornas el diálogo. No sé si me explico.

 

Interlocutor: Perfectamente.

 

Entidad: A medida que lo vas conociendo no precisa impostar, no precisa fingir. Si te duele algo lo comentas porque no tienes porqué ocultar nada, si tienes que decir algo lo vuelcas sobre la mesa, no tienes porqué no volcarlo porque la misma confianza de la amistad de tiempo atrás ya te da la comodidad de poder decir las cosas sin pensar qué dirá, se ofenderá, etcétera, etcétera.

Ahora, como entre nosotros hay mucha más comunicación que antes, lo que tú ves como desconocido, como que es la primera vez yo lo veo de otro prisma, lo veo como que ahora estoy más suelto, no necesito poner un humor que en realidad nunca fue impostado ni fingido pero de alguna manera era un humor para adornar o para aflojar la situación. Si de repente te contaba una vida muy conflictiva el humor de alguna manera es como que como menguaba la cosa. Pero creo que es al revés: creo que es mucho más meritorio ahora, es mucho más mérito lo que hago: el hecho de ser directo, sin problemas. Y para nada con falta de amor.

Porque, ¿por qué el amor tiene que ser empalagoso? Se puede sentir amor y hablar normalmente. Es como en el plano físico una pareja de niños que se aman, adolescentes van a ser empalagosos en un momento determinado pero va a llegar un momento en que lo empalagoso deje de ser hasta que se comunican normalmente porque van a bajar a tierra, como decís vosotros.

Bueno, en este caso hay una comunicación plena. Tu capacidad de thetán operante es altísima en este momento. Eres un thetán operante ocho...

 

Interlocutor: No me lo puedo creer.

 

Entidad: Pero te tienes que dar cuenta primero porque yo no te tengo que engañar a ti porque soy parte de ti y es como si me engañara a mí mismo y no se puede. Pero aparte usa tu sentido común: creer me tienes que creer porque no tienes otra. Pero deja de lado eso. Usa tu sentido común.

Y no hablo de hoy. Las veces que te he enviado ideas de distinta magnitud donde antes de hacer algo ya lo tienes en tu mente. La comunicación es más que buena. Es como que en este último lapso has crecido enormemente en contactarte.

De parte mía no puedo decir lo mismo porque yo me contacto siempre, yo puedo visualizar todo. Eres tú, 10%, el que has crecido. Entonces no tengo que disfrazar en humor ni en nada porque me es más cómodo actuar naturalmente.

 

Interlocutor: Por eso quiero que me entiendas que yo, como 10% encarnado, estaba acostumbrado a otra cosa y de golpe y porrazo de encontrarse con una cosa así porque yo sospechaba que algo raro pasaba porque hoy estuve nervioso todo el día, como que estaba esperando este momento. Me temblaban las manos, me golpeé la cabeza, tengo una "curita" ahí. Me sentía como voleado. Así como dicen en el plano físico, voleado, con falta de equilibrio.

 

Entidad: Pero es para mejor. Seguramente la comunicación tan ardua, tan plena puede afectarte el decodificador pero no es para asustarte ni mucho menos. Esa comunicación tan plena que se dio -porque en este momento me captas-, ¿por qué? ¿Cómo? ¿Qué pasó? No pasó nada, simplemente hay un pequeño despertar.

 

Interlocutor: Por ejemplo, el detalle este de hace un rato, cuando canalizó el profesor Olguín al Maestro Jesús yo se lo dije antes. ¿Eso tiene algo que ver contigo?

 

Entidad: Por supuesto porque Jesús estaba contactado con todos nosotros, conmigo, con Johnakan, con Ketter, con el thetán de la persona que estaba presente. Y te lo transmití inmediatamente pero ni siquiera fue a propósito, directamente fue al percibir al Maestro. Sin querer transmitirlo a tu cuerpo de ideas tú me lo captaste y lo dijiste. No pasó un segundo en yo captarlo y tú decirlo. Por eso hablo de OT 8. Es un crecimiento tremendo porque se da de repente sin un trabajo previo porque no hay una explicación. Hay un desarrollo que en determinado momento se tiene que dar. Eso no significa que se dé siempre. Pero lo importante sería cultivarlo eso, cultivarlo. Cultivarlo sin perseguirte. Sin perseguirte significa que no pienses que todo lo que se te ocurra sea dictado porque ahí entrarías en un plano de irrealidad que te haría mal...

 

Interlocutor: No, no. Siempre, tú lo sabes, tengo los pies sobre la tierra y me fijo antes de decir algo o hacerlo. También creo que debe haber servido el hecho de que trato -hago lo posible que es mucho- por manejar a mi hijo y a mi mujer, que tú sabes que son las dos personas en este planeta con los cuales más disturbios he tenido y que últimamente se ha ido apaciguando eso.

 

Entidad: Pero a eso me refería. Recién cuando decías que -utilizando una frase del plano físico- el talón de Aquiles en este caso es percibir un acto hostil camuflado, una media palabra, una intención no dicha, una mirada, un gesto, un hacer caso por la fuerza, un "Bueno, está bien" pero uno percibe que la otra persona no hace con agrado lo que uno dice. Entonces este tipo de cosas uno las percibe como actos hostiles que no son actos hostiles directos, que a eso me estoy refiriendo desde que empezó la sesión pero que molestan tanto o más que algo directo de frente a frente. No sé si soy claro en lo que quiero decir.

 

Interlocutor: Clarísimo.

 

Entidad: Entonces, a eso me aboco para trabajar porque aprender vamos a aprender en toda tu encarnación y en toda mi existencia hasta fundirnos con el Creador y es bueno seguir aprendiendo porque también es un incentivo. Me da pena aquellas personas que dicen "¡Oh! Ya me cansé de aprender" o "No tengo más nada que aprender" que es peor. Pero es bueno trabajar sobre eso porque es un punto a favor muy grande para ti como 10% porque así como en este momento te atajas pones una armadura ante los ataques directos y es como prácticamente los estás venciendo. Venciendo no significa vencer los ataques sino vencer las reacciones. ¿Se entiendes?

 

Interlocutor: Se entiende.

 

Entidad: Perfecto. Ahora hay que trabajar sobre las otras reacciones, las reacciones sobre los hechos disfrazados porque tal vez te dicen algo de frente y seguramente ya no te molesta porque estás alerta y has trabajado sobre el tema pero sí te puede seguir molestando un gesto a espaldas, una expresión dicha fuera de lugar, un recordar situaciones o, como dije antes, una palabra que por algo no se decía y se vuelve a decir. Y uno va revolviendo cosas. Sobre eso hay que trabajar. Eso para que veas que esta sesión no es en absoluto estéril, todo lo contrario. Como dije al comienzo, es más útil que si repasara cien vivencias de vidas anteriores.

 

Interlocutor: Comprendo. Porque estamos hablando del presente.

 

Entidad: Porque trabajamos en el presente sobre la persona. Si bien es importante que todavía pueda haber engramas pero no sirve de nada trabajar los engramas si no se trabajan las conductas. Si has trabajado mucho y si has vencido mucho sí. Por algo has pasado a OT 8. Y tú eres OT 8 de verdad y acá sí pongo un poco de humor porque leo el decodificador de este receptáculo que comenta que hay muchos OT pululando que ni siquiera están libres de engramas y viven dándose títulos y honores.

 

Interlocutor: Comprendo.

 

Entidad: Aquí sí pongo un poco de humor. Y es cierto que con engramas no se puede ser OT real, eres un OT potencial pero el OT potencial 8 a mí me da muchísima comodidad porque no me tengo que esforzar para nada. Entonces, para solidificar ese OT hay que trabajar sobre la otra parte. ¿Qué tengo que hacer yo? Nada. Simplemente dártelo a conocer.

 

Interlocutor: Sobre las agresiones encubiertas.

 

Entidad: Las agresiones encubiertas que se puede ver de mil maneras.

 

Interlocutor: En la forma de entrar y despertar mi ego.

 

Entidad: Es lógico. Pero aparte yo lo sé porque lo sabes y te leo tu mente. Estás no expuesto ante las agresiones directas porque ya sabes cómo atajarte. Es como si te dispararan flechas y tú te pones la coraza y las flechas rebotan pero las encubiertas es como que son solapadas, es como que tú abres una canasta y sale un áspid.

 

Interlocutor: Comprendo.

 

Entidad: Las agresiones encubiertas pueden ser...

 

Interlocutor: Te hago una pregunta y perdona la interrupción. ¿Cómo está el thetán de Sandra?

 

Entidad: Con muchos altibajos. Con muchísimos altibajos.

 

Interlocutor: Me gustaría que en otra sesión nos comuniquemos -previo acuerdo con el profesor Olguín por supuesto-, darle paso al thetán de ella para que exponga lo que crea conveniente.

 

Entidad: Tiene la dificultad de que levanta y cae, levanta y cae. Su actitud como ser espiritual es elevarse pero luego viene una oleada tremenda de ego y vuelve a caer.

El ego a veces -hemos pasado por esas situaciones mucho tiempo atrás- te hace creer dueño de la verdad y de todo lo que dices y te vuelve sordo ante el argumento del otro y ciego ante lo que te quieren mostrar. Entonces, el ego, de alguna manera, hace que la persona gire sobre sí misma y no deja entrar otro argumento que no sea el propio.

 

Interlocutor: Te hago una pregunta. ¿Cómo lo percibes al Maestro Jesús? Porque tú me dijiste que te diste cuenta y bueno yo lo capté. ¿Qué se siente percibirlo? O, por ejemplo, para ponerlo con palabras físicas...

 

Entidad: Lo percibo distinto a como lo perciben otros Maestros.

 

Interlocutor: De tenerlo al lado de golpe, por ejemplo.

 

Entidad: Por ejemplo, el Maestro Johnakan lo visualiza como una Luz Dorada, tremenda, avasallante -en el buen sentido avasallante-.

 

Interlocutor: Sí, si, que no lastima.

 

Entidad: Yo no. Yo lo visualizo con un color verde suave, un color verde más suave que la esmeralda, como un verde con tintes blancos. Un verde muy puro pero con tintes blancos, como si atrás del verde hubiera una luz que hiciera un verde casi transparente, similar a como es el cielo de Antares que en lugar de ser azul como Sol 3 es verde pero iluminado por su estrella se ve un verde muy muy clarito. Así visualizo al Maestro en su plenitud...

 

Interlocutor: Como espíritu puro.

 

Entidad: ...y con un escozor en mi energía espiritual. Primero voy a explicar que nosotros, como espíritus, no tenemos cuerpo, somos energía pero somos una energía consciente. Hay otros seres encarnados que dicen que la energía no puede tener conciencia. Bueno, están errados. La energía tiene conciencia. Otros dicen que la conciencia no puede tener energía. Una conciencia si no hay energía no se puede mantener.

 

Interlocutor: No funciona.

 

Entidad: Entonces tiene que haber -para que se entienda- una conciencia en un cuerpo de energía, en un cuerpo energético. Y el cuerpo energético del Maestro Jesús produce en mi cuerpo energético como una especie de cosquilleo. Un cosquilleo distinto al vuestro porque no tenemos físico, estamos en un plano suprafísico. No tengo un concepto claro, puro para transmitirle a este decodificador que explique cómo sería el cosquilleo.

Una vez, el Maestro Rah...

 

Interlocutor: ¿Como una caricia?

 

Entidad: Una vez, el Maestro Rah habló de un orgasmo celular.

 

Interlocutor: Sí. Recuerdo.

 

Entidad: Es una especie de orgasmo celular. Lo que pasa que en el plano físico la palabra orgasmo está relacionada con sexo y sexo está relacionado con algo tremendo en muchas culturas. Entonces se puede dar una interpretación de parte mía como que yo al Maestro le estoy mezclando mi captación relacionándola con otras cosas que no tienen nada que ver. Pero creo que soy claro.

 

Interlocutor: Sí.

 

Entidad: ¿Cómo me sentí yo cuando lo capté? Pleno, orgulloso pero orgulloso no desde el ego porque si no no estaría en un plano cuatro, orgulloso desde "¡Qué maravilla estar hombro con hombro con el Maestro!" que en realidad no es hombro con hombro, son energías que se perciben porque ni siquiera se tocan, no se pueden tocar. A lo sumo di "Lo puedes palpar", como los insectos que se contactan con las antenitas. Amor, mucho amor, paz, claridad, sencillez, humildad, misericordia, altruismo. No sé qué virtudes más nombrar para describir al Maestro.

Y el Maestro no viene como piensan los seres encarnados con un coro de ángeles y trompetas anunciando con pancartas. De repente estoy presenciando una sesión y siento al lado mío la Luz y es el Maestro. Y automáticamente tú también lo sientes. Es eso. ¿Cómo puede ser un gran Logos, un Logos que de alguna manera se ocupa de conceptuar Amor a todo un sistema planetario y de repente está aquí expresándose como uno más? ¿Eso no se llama grandeza?

¿Por qué no se copian los reyes de la Tierra de eso? Con tanta pompa. En los planos de Luz no hay pompa, en los planos Maestros tampoco hay pompa. En el plano dos hay pompa. Quisiera que esto se escuchara, explicándole a la gente de la pompa en plano dos y a veces en el plano tres. Pero en los planos de Luz no hay pompa porque la entidad se presenta como un servidor más. Y solamente se nota que es la gran entidad no tanto por el brillo sino por la sensación que transmite, una sensación de éxtasis donde cuando el Maestro se retira uno dice "No tengo que pensar en pasado "Estuve junto a" sino que estoy en todo momento porque es sólo levantar mi pensamiento y el Maestro está para mí y cualquier otro ser.

Lo que pasa es que los planos bajos lamentablemente son tan cerrados en sí mismos que cualquiera lo puede convocar y el Maestro se presenta aun para desahogarse. Aquel ser del plano dos que quiere desahogarse lo puede contactar pero como no puede percibir hacia los planos altos es el Maestro el que se contacta con los planos bajos para ser captado. Como si nada. Como si fuera un espíritu amigo con el que dialogar.

 

Interlocutor: ¿Tú crees que en algún momento tendrás que ir de misión a algún plano inferior al cuatro, como hacen otros espíritus Maestros?

 

Entidad: Sí. Lo creo fervientemente. Y tenemos la particularidad que si bien no somos Dios y no nos multiplicamos como espíritus, para que se entienda, no es que podamos estirarnos tipo vuestra goma de mascar pero yo puedo estar contactado contigo y puedo estar en misión en otro sistema y no voy a perder un ápice del contacto contigo, nada. Pero anhelo hacerlo. Ya lo he hecho con distintas entidades, como Ketter, como la Maestra Krisdal, que es una Maestra musical. Hemos estado en misión en Sol 3 mandando Luz de la misma manera que yo te mando a ti el concepto, mandándole a los cuerpos causales, a los cuerpos de ideas incluso al cuerpo de deseos para que amorticen de alguna manera sus rencores. Y he colaborado y me he sentido muy pleno, muy muy pleno. Pero para mostrar el Amor no hace falta, como dije antes, ser empalagoso. Simplemente quería transmitir para beneficio mutuo -porque es un beneficio tuyo y mío- el no estar susceptible ante miradas, ante gestos. Y si bien no permitir faltas de respeto porque como dice el Maestro Johnakan "No permitir que el otro te haga lo que tú no le harías a él" pero tampoco prender una cerilla y creer que fueron fuegos artificiales.

 

Interlocutor: Comprendo.

 

Entidad: O sea, darle a cada cosa su mérito y a cada cosa su lugar. Y no hacer más de lo que se hizo en negativo. Es un buen trabajo porque lo solapado, lo oculto, los actos hostiles de roles de víctima desestabilizan mucho más que las agresiones directas. Eso tú lo sabes perfectamente. Simplemente te lo digo para refrescarte la memoria y que trabajemos sobre eso. No tengo ningún problema en estar contigo en forma permanente comunicado como para que si en algún momento dado estás reactivo mandarte Luz a tu cuerpo causal para que aflojes esta parte reactiva. Lo he hecho más de una vez, aparte. Lo he hecho.

De todas maneras, igual el mérito es tuyo porque así como tú dices que puedes, de alguna manera, dominar lo que antes quizá no dominabas, que escapaba a tus fuerzas si bien es mérito mío por transmitirte es mérito tuyo por llevarlo a la práctica. Hay muchas personas en el plano físico que tienen un montón de vicios y en el plano espiritual se le dice:

-Esto está mal, que no fumes, que no tomes, que no te drogues.

Pero el 10% hace caso omiso aun diciendo:

-Si, mi thetán tiene razón. Yo lo escucho, yo lo capto, tiene razón pero sigo tomando, sigo fumando.

Entonces, el mérito y la última palabra siempre la tiene el 10% encarnado por libre albedrío porque nosotros estamos relegados a orientar. Pero el cauce depende del 10%. Es así. Ese es el verdadero secreto.

¿Deseas hacerme alguna pregunta? Porque hay un Maestro que desea comunicarse.

 

Interlocutor: No, con lo escuchado es suficiente. Entender que estaba un poquito confundido, que ya venía así de casa y ahora me siento mucho mejor. Por mi parte es todo. Y muchísimas gracias. Estoy muy feliz de haber hablado contigo.

 

Entidad: Reitero que no di paso al humor al comienzo porque era necesario profundizar eso que realmente me tiene preocupado. Y no digo "Me tenía" porque estamos en trabajo en el tema, no lo damos por superado todavía. Espero en la próxima decir "Me tenía", hablar en pasado. Hasta todo momento.

 

Interlocutor: Gracias.

 

Ketter: Estoy aquí, con vosotros, reunido de nuevo como en distintas ocasiones. Habla Ketter, el Anciano de las Rotaciones.

 

Interlocutor: Maestro, es un gusto.

 

Ketter: Me he comunicado gratamente con vosotros para deciros que el camino físico es muy arduo, es un camino de dolor, de tránsito hacia la Luz. Pero, como he dicho más de una vez, yo mismo estando encarnado en una vida anterior he pasado por circunstancias donde sufrí la pérdida de un hijo y así y todo pude sacar un mundo adelante. No se trata de ponerme como ejemplo, se trata de mostrar que toda debilidad no es por amor, es por ego. Mucha gente encarnada piensa que el Amor os hace débiles y es al revés, el Amor nos fortifica. La debilidad del ser encarnado es por ego, por distintos roles, no por Amor.

Es cierto que la persona que vive para amar puede ser considerada débil ante los ojos de aquel que no ve más allá de sus narices porque no puede profundizar en el interior de quien está a su frente. Pero la verdad es que cuando tú exudas Amor contagias, transmites. Las personas a tu alrededor comienzan a vibrar en la misma sintonía y en otros y en otros y se potencia.

Por supuesto que más de una vez estando encarnados nos encontraremos con seres que van a mirar desde otra óptica, con otra visión porque si tú con tus seres cotidianos donde compras tu periódico, donde tomas tu bebida, tus compañeros de trabajo tienen de ti un concepto alto como que eres un ser gentil, amable y de repente te encuentras con dos o tres de otro lugar que te juzgan de otra manera distinta quédate tranquilo porque tu concepto es el que tú tengas de ti mismo. Y si te catalogan como gentil, como humilde pero con vista cristalina y amplia y dado no puedes dejarte caer porque dos o tres piensen lo contrario.

Los grandes Maestros dicen que no es la mayoría los que tienen la razón y es cierto, no me desdigo de eso. Pero si gente que no se conoce entre sí y que jamás han hablado entre ellos tienen un concepto similar sobre tu persona es obvio que eres así, como te muestras: cristalino. Y no tiene que hacerte mella ni marca ni muesca si dos o tres piensan distinto. Porque, como dice el otro Maestro, Johnakan, es problema de ellos.

Habló Ketter, el Anciano de las Rotaciones.

 

Interlocutor: Muchas gracias, Maestro.

 

 


Psicointegración del 12/2/08

Médium: Jorge Olguín.

Entidad que se presentó: Thetán de Eugenio G.

Habló ampliamente sobre las consecuencias de la reactividad como que aísla a la persona, le impide razonar correctamente, la transforma en una manipuladora, etc. Es necesario estar alerta en el día a día. También habló sobre la dificultad de superar el esto reactivo, la dignidad, la responsabilidad, etc.

Sesión en MP3 (3.827 KB)

 

Entidad: Estoy aquí comunicándome con el plano físico tratando de dilucidar las conductas humanas. Las conductas humanas están regidas por engramas y roles de ego que exacerban la mente reactiva haciendo que el ser encarnado llegue casi a perder sus sentidos físicos. Un ser que está reactivo oye pero no escucha, mira pero no ve, no está alerta, no presta atención, está como disperso. Por eso decimos que el ser humano encarnado con su mente reactiva a pleno está dormido. Puede tener sus dotes intelectuales al máximo, puede tener sus dotes intelectuales trabajando a pleno con un razonamiento pleno aparente pero su mente reactiva no le va a permitir escuchar argumentaciones de las personas a las que va dirigida esa reacción. Va a tener su propia manera de pensar, su propio punto de vista, su propia idea formada reactivamente y cualquier argumento que se le presente lo va a ignorar. Son muy pocos los terapeutas en Sol 3 que conocen realmente el mecanismo de la mente reactiva. Una mente reactiva que permite hacer los mayores cálculos pero que si tiene una idea preconcebida, si tiene un preconcepto es muy difícil que se lo cambien. Es más fácil partir con un cascanueces un diamante que cambiar un preconcepto reactivo, para que se entienda.

No intento dar una clase sobre la mente reactiva; simplemente trato de que se entienda. ¿Cómo un 10% encarnado puede manejarse en la vida física? Los roles del ego son frutos de la mente reactiva. Y así como la mente reactiva aísla la propia persona haciéndole que no escuche, que no vea, que no razone -porque no razona cuando mantiene este preconcepto- los roles del ego fruto de esta mente reactiva hace que las personas se transformen en manipuladoras.

 

Como ya dijo el excelso Maestro Johnakan hace mucho tiempo atrás la mente reactiva que manipula abreva de la mente analítica porque para urdir, para tejer esa obscura trama necesita elucubrar, necesita razonar -como diríais vosotros en el plano físico- fríamente y para eso precisa de la mente analítica. Entonces, la mente reactiva impulsiva no razona porque se maneja únicamente por impulsos. Pero, a su vez, esa mente reactiva tiene frutos que se transforman en roles, son papeles que las personas representan y esa mente reactiva ya no es impulsiva, es una mente reactiva que argumenta, es una mente reactiva que piensa. Por eso digo que abreva de la mente analítica. Nosotros no podemos o no deberíamos culpar a quien es víctima de la mente reactiva impulsiva. Incluso hay países en Sol 3 que hacen leyes para aquellos seres que cometen actos muy hostiles poseídos por la mente reactiva al punto tal que llegan a ser sobreseídos.

 

Pero, ¿qué sucede con la otra mente reactiva? Esa mente reactiva que urde mentiras, que teje tramas, que trabaja sotto terra, que manipula, que busca todos los medios limpios o no limpios para tratar de lograr su cometido. No importa a quien dejen malparado, eso es lo de menos. Lo importante es llegar a su fin, a su cometido. La mente reactiva que teje tramas no es impulsiva pero tampoco tiene conciencia porque lo importante es su fin, no va a tener ojos -hipotéticamente, metafóricamente hablando- más que para su fin. Por lo tanto, los medios no van a importar.

 

Yo no comparto una frase vieja vuestra que dice "el fin justifica los medios". Es una frase muy trillada pero no es real, no es aplicable. No en todos los casos, por lo menos. Y cuando la mente reactiva teje tramas no importa que deje un tendal en el camino a ambos lados del sendero, siempre va a ir en busca de un fin y los medios no van a interesar.

 

Lo más importante de todo es entender que casi todos los que tenemos un 10% encarnado en el plano físico estamos presos de la mente reactiva en mayor o en menos medida. Algunos seres lo tienen en una medida tan ínfima que no se nota porque están siempre analíticos y están siempre atentos. O sea, que no están  en el estadío dormidos porque la mente reactiva y los roles del ego hacen que el ser encarnado esté muchas veces en el estadío de dormido no estando alerta, no prestando atención a lo que verdaderamente vale la pena, metiendo las narices en el hormiguero. Se da cuenta que metió las narices en el hormiguero cuando le empiezan a picar en la cara roja. Y eso es lo que hacen la mayoría de los seres humanos. Se dan cuenta que están en la ciénaga cuando tiene el barro hasta la cintura.

 

Interlocutor: Comprendo.

 

Entidad: Johnakan comentó, elucubró que es muy difícil estar alerta las veinticuatro horas de vuestro día. Incluso a su 10% encarnado, que es este receptáculo que me alberga, muchos consultantes le han cuestionado ese tema diciendo que estar alerta las veinticuatro horas del día, valga la palabra, es un infierno para muchos.

 

Entonces Johnakan le envió una orientación al cuerpo de ideas de este receptáculo que es su 10% encarnado y este receptáculo lo transmitió a los demás que al comienzo cuesta estar alerta. Al comienzo cuesta muchísimo estar alerta las veinticuatro horas del día vigilante expectante hasta que uno se empieza a acostumbrar y luego ya está atento a todo de la misma manera que respira, de la misma manera que come, de la misma manera que hace sus cosas cotidianas. Estar alerta no significa vigilar cada acto a cada segundo, estar alerta significa no depender de roles de ego, acostumbrarse a tener una conducta atenta, gentil. Acostumbrarse a estar siempre de buena predisposición, de buena manera. Pero lo más importante de todo: manteniendo la dignidad, no permitiendo que nos pasen por arriba.

 

Una vez este receptáculo en una sesión comentó -porque él me permite que traduzca lo que piensa- que hay una gran diferencia entre dignidad y capricho. El capricho es posesivo, infantil porque es absolutamente egoico: "¡Ah, no! Yo no voy a hacer tal cosa. Que lo haga la otra persona primero". "¿Por qué yo tengo que ceder si yo tengo la razón?". Eso es capricho porque por ser humildes no nos vamos a humillar. Y por reconocer que uno se ha equivocado uno no se va a humillar. Eso es ser noble, reconocer los errores.

 

Dignidad es otra cosa. Dignidad está exenta de ego pero la dignidad también aprende a decir "No". La famosa frase "No permitas que el otro te haga lo que tú no le harías a él".

Dignidad es mantenerse con la frente alta aun en las condiciones más difíciles, aun en las situaciones más complicadas. Es saber decir "No". Pero no en "No" egoico, caprichoso del ego, el "No" digno. No el "No" caprichoso, de creerse dueño de la verdad, el "No" digno.

 

Interlocutor: El "Por qué no".

 

Entidad: "En esto tengo razón". Y no es que no ceda por un falso orgullo, no cedo porque si cedo le estoy mostrando a la persona la imagen que no es y la otra persona puede tomar una actitud equivocada debido a una enseñanza equivocada.

La dignidad cede porque la dignidad es flexible, como la varilla del junco. La dignidad es gentil, es cortés, cede el paso, abre una puerta. La dignidad se puede comparar con el caballero paladín de la Edad Media, ese caballero que rescataba a la doncella. La dignidad cede.

Pero la dignidad también actúa de la manera opuesta, girando ciento ochenta grados. La dignidad se puede transformar en una muralla de granito. La dignidad se puede transformar en una corteza absolutamente dura. No al error, no a la equivocación. No ser permisivo con el error, no ser permisivos con el mal. Eso también es dignidad. No permitir lo que uno considera que no está bien porque entonces la dignidad se derretiría porque nos transformaríamos en cómplices de error, avalaríamos el error.

 

Es muy difícil, a veces, evaluar qué está bien y qué está mal porque el bien y la dignidad no son estrictas, no son blanco o negro, hay cientos, miles de matices. Entonces cada caso se evalúa por separado. Tenemos que ver a qué le decimos no, a qué le decimos sí y podemos equivocarnos porque somos espíritus falibles. El único infalible es el Creador. Pero la dignidad nos permite estar firmes ante la tormenta.

 

Quiero tocar otro tema. Toqué el tema de la mente que prepara tretas, la mente que trata de someter, la mente que busca objetivos, resultados no importando el cómo. Toqué los roles del ego que hacen que la persona se transforme en manipuladora. Toqué la falta de sentidos físicos, la persona que a través de esta mente no escucha argumentos, no ve lo que es obvio porque la persona que está reactiva no entra en razón porque no razona. Sin ánimo de comparación una persona muy reactiva no se diferencia de un animal con pensamiento no abstracto, no se diferencia.

 

Como dije al comienzo, una persona puede hacer cálculos infinitesimales, puede elucubrar las cosas más complejas pero si está reactiva aun teniendo una mentalidad elevada no va a ver lo obvio porque como decís vosotros en el plano físico se va a mantener en sus trece. Uno le puede mostrar frente a su rostro "Esto es así" y no lo va a ver porque va a estar "ciega".

 

¿Cómo se actúa en estos casos? Hay dos posibilidades. Obviamente es imposible dialogar con una persona reactiva y hacerle entender un punto de vista coherente, lógico. Entonces las posibilidades son dos: Una, esperar que la persona esté analítica. Pero si la persona con una especie de falsa autodefensa manipulada por su propio ego la misma persona se pone la armadura lo único que hay que hacer es apartarse porque no hay otra.

 

Pero voy a profundizar ese tema porque es importante. ¿Qué significa que la persona se coloque una falsa autodefensa? Generalmente nosotros al estar encarnados cuando sabemos que enfrente tenemos un acto hostil tratamos de ponernos una coraza para no lastimarnos. Más si no estamos seguros de que nuestro ego se va a ofender o nuestro ego va a montar en cólera o nuestro ego se va a sentir mortificado o dañado o perjudicado o venido a menos. Entonces, como no estamos seguros de la fortaleza de nuestro ego -que el ego no tiene fortaleza, el ego tiene fortaleza únicamente para hacer rol de víctima- para protegernos nos ponemos una armadura como que nada nos afecta pero lo hacemos por un instinto de conservación. ¿Sí?

 

Interlocutor: Sí.

 

Entidad: Pero hay personas que como les encantó ese rol de manipulación también causado por su ego. Cuando uno trata de dialogar amablemente aun estando la otra persona analítica automáticamente la persona se ataja y se pone reactiva de un segundo para el otro. Lo repito por si no se entendió: de un segundo para el otro se pone reactiva. Entonces transforma su gesto inmediatamente y es imposible acceder. Entonces no se puede acceder nunca porque cuando está reactiva no escucha, no razona, no ve nada, no siente. Cuando está analítica automáticamente se transforma en reactiva. Es imposible encontrarle el punto débil.

 

La frase "punto débil" la digo porque, como dicen los Maestros Johnakan, Ruanel, el lenguaje es pobre porque cuando la persona está analítica no es que tenga punto débil, es que entiende, escucha, ve, siente. Simplemente es una expresión metafórica, encontrar el punto débil. Se trata de entrarle a la persona, entrarle en coherencia, no buscarle su punto débil porque eso sería manipulación de parte nuestra. Por eso digo, es una expresión que pido permiso para decirla. Encontrar el punto débil. Y hay personas que no presentan ese punto débil porque están siempre reactivas. Entonces es muy difícil.

 

Lo que tenemos que evitar nosotros es copiar. Reitero, lo que tenemos que evitar nosotros es copiar: copiar conductas, por ejemplo, que nos moleste la actitud de la persona, que nos moleste lo que diga de nosotros, que nos moleste su opinión, que nuestro entorno se entere de sus comentarios. ¿Pero acaso el Maestro Johnakan no dijo que no debemos vivir de la aprobación de los demás porque el que vive de la aprobación de los demás es el ego? Si uno es íntegro o por lo menos uno trata de ser íntegro no le tiene que importar la aprobación de los demás, para nada, en absoluto.

 

Hay una diferencia -y esto también lo dijo Johnakan- entre culpabilidad y responsabilidad. Culpable es quien hace las cosas a propósito y no le importa. Responsable es quien cometió un error como acto fallido o sin querer o no pensó que se iba a desencadenar ese episodio de tal manera, escapó a su manejo. Eso es ser responsable, hacerse cargo de esos errores pero no sentir culpa porque son dos cosas distintas. Culpable es quien manipula porque lo hace a propósito. Y, como dije antes, no le importa dejar un tendal de gente caída. No le importa las cabezas que pisa para llegar a su meta porque le interesa el fin y no especula con los medios. Para nada. No le importa si el otro es infeliz, quiere lograr su cometido. Eso es culpable.

 

Responsable es cuando tratamos de hacer las cosas bien, mal -en general bien- y de repente podemos cometer un error porque como dije antes somos espíritus falibles encarnados o no encarnados y somos responsables -como dicen en el plano físico los jóvenes-, nos tenemos que hacer cargo de esos errores pero no sentir culpa porque no lo hicimos ex profeso, no lo hicimos a propósito. Esa es la gran diferencia entre quien manipula y quien busca hacer las cosas bien. Esa es la gran diferencia.

 

No copiar conductas de la persona manipuladora, no ser permisivo con la persona manipuladora pero tener un equilibrio. Porque si bien yo dije antes que la dignidad cede pero que la dignidad también es capaz de decir "No" hay que ver en qué momento se dice "No". Porque a veces en un gigantesco debate o discusión hay más de una persona involucrada. Y si dos son los que debaten o dos son los que discuten puede haber terceras personas que sin comerla y sin beberla -copiando de vuelta frases del plano físico- caigan víctimas de esa confrontación.

 

Entonces uno tiene que tratar de ser equilibrado. ¡Qué difícil! La dignidad no trata de improvisar porque la palabra improvisar en el plano físico suena como que "¡A ver qué hago!",  "Bueno, voy a probar esto". Como si fuera este juego vuestro llamado ruleta: le pongo al número veinticinco. Si sale, sale. Si no sale, no sale. ¿Qué posibilidades tengo? Una entre treinta y seis.

 

No. Insisto, el idioma es pobre, por eso dije improvisar. Pero no se trata de improvisar, se trata de evaluar cada situación en cada momento y ver cómo se obra en ese momento, qué se hace en este momento, para dónde toma uno partido en ese momento.

 

A mí la palabra pecado no me gusta porque es una palabra religiosa pero la voy a utilizar. El peor de los pecados de la persona encarnada es creerse víctima de las circunstancias. Nosotros no somos víctimas de las circunstancias. A veces nosotros hacemos malas elecciones, optamos por cosas equivocadas porque somos falibles. Entonces lo importante es que si la barca está por zozobrar mover el timón a tiempo. Y si vemos que el timón está muy duro y así y todo la barca tiene un 90% de posibilidades de zozobrar llevar siempre con nosotros un chaleco salvavidas. El chaleco salvavidas sería nuestra dignidad. Nuestra dignidad hace que caigamos siempre de pie. Nuestra dignidad no permite que nos tumben. Nuestra dignidad es como esos muñecos de feria que uno los golpea y vuelven a pararse. Así actúa nuestra dignidad.

 

Y nuestra dignidad -y no hablo del capricho egoico- nos debe permitir ser íntegros con nosotros mismos. Tratar de convencer a la persona que esté equivocada a que vuelva a su cauce racional pero si la persona no lo desea, no lo quiere porque optó por otro cauce aun nosotros sabiendo que se va a estrellar por misericordia lo que nosotros podemos hacer es decirle: -Mira, en ese camino tienes una pared en la que te vas a estrellar-. Si la persona aún sigue en ese camino ya tenemos que deslindar porque ya no somos responsables. Tenemos que deslindar responsabilidades. La responsabilidad terminó en la advertencia, en la orientación, si no dejamos de ser dignos para transformarnos en serviles.

Ya lo dijo el Maestro Johnakan mucho tiempo atrás la diferencia entre servicio y servilismo. El servicio es tender una mano pero si la persona no quiere coger tu mano no le puedes implorar que te la agarre, que se sujete a tu mano. Al fin y al cabo el que se está ahogando es la otra persona. Respeta su libre albedrío. ¿Quiere ahogarse? Bueno. Le dices: -Pero mira, corres riesgo-. Pero si no te tiende tu mano a la suya ya deja de ser tu problema. Seguir insistiendo sería no solamente servilismo sino necedad.

 

¿Acaso no dijo el Maestro Jesús "No le tiréis perlas a los cerdos"? No es una ofensa contra el ser humano encarnado. La frase quiere decir que uno busca enseñar pero si la otra persona no quiere aprender, cierra el libro y busca otra persona que sí tenga la avidez de aprendizaje. Porque si no entonces no sirves tú como instructor porque tu vanidad, tu ego te transforma en necio porque quieres confrontar con el necio y sería un diálogo de sordos porque ninguno se escucharía al otro. Y eso no sirve.

 

Esto que dije en esta pequeña sesión no es una fórmula mágica de comportamiento ni va a impedir que haya más confrontaciones, simplemente es tratar de llevar a cabo lo que desde mi plano humildemente enseño sobre el peligro de la mente reactiva que deja ciega y sorda a la persona, sobre el peligro de los roles del ego manipuladores que disfrazan la verdad, que disfrazan la realidad y que no solamente manipulan al otro sino que manipulan a todo el entorno. Porque la persona egoica sí busca la aprobación de los demás. ¿Y cuál es la manera más idónea de buscar la aprobación de los demás? Decir en todo su entorno sus miserias "me han hecho esto, me han hecho aquello". "¿A ti te parece? Mira cómo estoy". ¡Pobre! Aplaudan a la persona. Y la persona se hincha de ego porque eso es lo que busca: la aprobación.

 

Entonces nosotros desde la otra acera tenemos dos opciones: O seguirle el juego y transformarnos como ellos -¡Ah, no! Yo soy el damnificado. Yo voy a mostrar que yo tengo razón"- y me transformo en un igual, en un manipulador, en un egoico, en otra persona que busca la aprobación de los demás. O puedo hacer lo opuesto por mi dignidad: "Yo sé quién soy, tengo la conciencia tranquila. Trato de ir en busca de la Luz -no digo que voy- como ser encarnado y sé que en un momento dado lo lograré. Pero no voy a permitir -por dignidad, no por falso orgullo, por dignidad- que nadie me ponga el pie".

 

Ese es el secreto.

 

Con vuestro permiso os dejo. Hasta todo momento.