Índice

Psicoauditación - Juan D.

Grupo Elron
Sección Psicointegración y Psicoauditación - Índice de la sección - Explicación y guía de lectura de la sección

Si bien la Psicoauditación es la técnica más idónea para erradicar los engramas conceptuales del Thetán o Yo Superior de la persona, la mayoría de las veces se psicoaudita a thetanes que habitan en planos del Error y sus palabras pueden no ser amigables y/o oportunas para ser tomadas como Mensajes de orientación, algo que sí se da cuando se canaliza a Espíritus de Luz o Espíritus Maestros.
El hecho de publicar estas Psicoauditaciones (con autorización expresa de los consultantes) es simplemente para que todos puedan tener acceso a las mismas y constatar los condicionamientos que producen los implantes engrámicos.
Gracias a Dios, esos implantes son desactivados totalmente con dicha técnica.


Atte: prof. Jorge Olguín.

 

 

Sesión 16/08/13
Médium: Jorge Raúl Olguín
Interlocutor: Karina
Entidad que se presentó a dialogar: Thetán de Juan D.

La entidad cuestiona que encarnar sirva para algo. Karina enfoca el tema argumentando razones que aun siendo cuestionadas van llevando a clarificar los porqués. Finalmente la entidad acepta que los sufrimientos del rol encarnado cesan al dejar el plano físico y no deberían afectar a la parte espiritual.

Sesión en MP3 (2.201 KB)

 

Interlocutor: Bienvenido...

 

Entidad: Gracias.

 

Interlocutor: ¿Cómo te encuentras?

 

Entidad: No lo sé...

 

Interlocutor: ¿Qué sientes en estar aquí en este momento?

 

Entidad: Siento... No lo sé. Es como que me siento extraño. Alivio porque ya me han conceptuado otros thetanes que uno siente alivio al captar la vibración del lenguaje hablado, haciendo la descarga a tierra. Pero por otro lado siento como temor de ver qué pasará conmigo, o sea...

 

Interlocutor: Estás aquí y gracias a ti que has accedido y a este receptáculo, que es el profesor Jorge. Yo con mucho gusto estoy en este lugar para escucharte, para orientarte si tú me lo permites. ¿Tienes deseos de comentarnos algún tema que te preocupe, algún engrama de esta vida o de vidas pasadas?

 

Entidad: ¿Para qué sirve la vida física? ¿Qué ganamos si podemos ser perfectamente espíritus y estar...?

 

Interlocutor: Tenemos que comenzar por decir qué es la vida física.

 

Entidad: ¿Qué es? Dímelo tú.

 

Interlocutor: La vida física es un plano vivencial, experimental. Nosotros experimentamos sensaciones...

 

Entidad: ¿Para qué? ¿Qué hacemos con ellas? ¿Qué ganamos?

 

Interlocutor: ¿Tú qué crees?

 

Entidad: No lo sé. Por eso te pregunto.

 

Interlocutor: ¿Por qué te molesta la vida física?

 

Entidad: ¿Por qué me respondes con otra pregunta? Mentira, no sé si me molesta. Te pregunto.

 

Interlocutor: Por medio de la experiencia tenemos la posibilidad...

 

Entidad: ¿Qué función cumplimos?

 

Interlocutor: Aprender.

 

Entidad: ¿Para qué?

 

Interlocutor: Para evolucionar.

 

Entidad: ¿Con qué objeto?

 

Interlocutor: Con el objeto de poder alcanzar la evolución espiritual y la Luz.

 

Entidad: ¿Qué me trae de beneficio?

 

Interlocutor: Evolucionar.

 

Entidad: ¿¿Qué me trae de beneficio??

 

Interlocutor: El mundo material es un mundo de dolor. No lo vamos a negar pero es el único camino que nos lleva a la evolución.

 

Entidad: ¡Aaaaaah! Pero vienes a mí, entonces. Es un mundo de dolor has dicho, ¿eh?

 

Interlocutor: El mundo físico es un mundo de dolor.

 

Entidad: ¿Para qué venimos?

 

Interlocutor: Para aprender.

 

Entidad: Porque somos masoquistas.

 

Interlocutor: No, no es así. Venimos a aprender porque hasta que no aprendemos vamos a seguir encarnando. Entonces lo mejor es aprender.

 

Entidad: No, no, no...

 

Interlocutor: Aprender la lección...

 

Entidad: No estoy de acuerdo.

 

Interlocutor: ...lo antes posible.

 

Entidad: Yo no preciso encarnar.

 

Interlocutor: Yo comprendo que no estés de acuerdo...

 

Entidad: A mí nadie me obliga a encarnar. Yo tengo libre albedrío. Porque tú dices "Hasta que aprendamos tenemos que seguir encarnando". ¿Por qué? Eso no es justo.

 

Interlocutor: Dime tú: ¿A tu parte encarnada qué cosas le gusta del mundo físico? ¿Me vas a decir que en el mundo físico no tienes experiencias agradables, experiencias que tú puedas experimentar y que te gusten?

 

Entidad: A mi parte encarnada le gustaría estar bien, le gustaría poder hacer muchas más cosas, le gustaría... No sé. Tendría una lista innumerable de cosas para decirte pero no, no sé... Cuando tú no puedes hacer todo lo que quieres te sientes con frustración. Entonces te preguntas "¿Quién me mandó estar aquí?". Es una manera de decir vuestra, no nuestra. Nuestra suprafísica no; vuestra, física.

 

Interlocutor: Aunque no lo recuerdes -no sé si lo recuerdas o no- pero es una elección que todos los espíritus tenemos al encarnar.

 

Entidad: Ya lo sé, ya lo sé. A veces nos equivocamos. Me he equivocado un montón de veces. ¿Sabes las veces que encarné? Encarné cientos de veces.

 

Interlocutor: Si nos equivocamos tenemos que levantarnos y superarnos. No nos queda otra. Y, aparte, sentarnos al piso a llorar tampoco nos sirve.

 

Entidad: Aparte nos mienten porque los Maestros nos dicen "en cada vida ganas experiencia, tu espíritu se vuelve sabio".

 

Interlocutor: En cada vida ganas experiencia, eso es cierto.

 

Entidad: Muy bien. Tu espíritu se vuelve sabio. Muy bien.

 

Interlocutor: ¿Qué es ser sabio? Tener más conocimiento. La experiencia da conocimiento.

 

Entidad: Cuando encarnas no sabes nada, te olvidas de todo: eres bebé, lloras, te amamantan, empiezas a crecer, no sabes...

 

Interlocutor: Empieza de cero. Tu parte física tiene que volver a vivenciar y a aprender.

 

Entidad: Es como si de repente estuvieras en facultad y te mandan otra vez a la primaria. Qué bien. Qué bien. Porque te borran la memoria. Yo quiero encarnar...

 

Interlocutor: ¿Y te parece injusto?

 

Entidad: A mí me gustaría encarnar con toda la sabiduría desde cero y tener el poder, el conocimiento de todo, de todo.

 

Interlocutor: ¿Y para qué? ¿Para qué lo usarías?

 

Entidad: Para figurar, para mostrarme ante la gente, para que vean que yo puedo, para que vean que yo soy útil, que yo tengo valor y que yo soy importante. Para eso.

 

Interlocutor: Que tú desees demostrar a los demás que eres importante significa que tú no te estimas a ti mismo.

 

Entidad: Los demás no me estiman a mí. Yo me estimo. Porque los demás ni te advierten; es como que a veces eres invisible para ellos.

 

Interlocutor: ¿Y por qué te importa tanto la opinión de los demás?

 

Entidad: No me importa la opinión de los demás. Yo solamente digo que no me importa nada la opinión de los demás, no quiero saber nada con los demás. Yo quiero tener el poder para mostrar a los demás que yo puedo, porque yo puedo pero a veces es como que hay circunstancias que no te permiten. Entonces sientes como... no rencor, a ver, no me sale la palabra, ¿sabes?, como abatimiento sientes. Entonces es como una impotencia que no te permite ser. Yo quiero trascender. Me gustaría trascender y poder hacer cosas, muchas cosas.

 

Interlocutor: Es bueno que desees hacer muchas cosas...

 

Entidad: Pero me dices que es un mundo de dolor.

 

Interlocutor: Pero si tú vives para el mundo físico entonces vas a sufrir siempre porque siempre estarás disconforme. Si tú vives para superarte espiritualmente y evolucionar pues así va a ser la manera de que alcances la felicidad.

 

Entidad: No, no, no. Si yo no viviera para el mundo físico, ¿para qué encarno entonces? ¿Cuántos espíritus dicen "Sí, mi 10% encarnó para sentir el calor del Sol, para sentir la brisa en el rostro, para saborear la comida, para sentir el aroma de una flor"? Encarnamos para eso. Si no somos hipócritas.

 

Interlocutor: Coméntame, ¿en qué plano te encuentras?

 

Entidad: Estoy en el plano 3.1.

 

Interlocutor: ¿Tienes la posibilidad de ver cómo son los planos más bajos?

 

Entidad: Sí. Hay planos, por supuesto. Puedo ver el plano 2, que hay gente cruel... Yo no soy cruel, ¿eh? Yo no soy cruel.

 

Interlocutor: ¿Tú no crees que en el plano donde tú estás hay menos dolor que en los planos inferiores?

 

Entidad: Sí porque ellos se retuercen en maldad. Yo no soy malo. Yo, como espíritu, no lloro con lágrimas porque tampoco tengo forma física pero verdaderamente siento mucho dolor cuando veo injusticias. Pero también me da como impotencia cuando también veo injusticias en contra de mí.

 

Interlocutor: Claro que da impotencia la injusticia. Uno siempre debe desde el lugar...

 

Entidad: Pero no me compares con el plano 2, ¿eh?

 

Interlocutor: Es que quería hacerte otra pregunta pero quiero terminar este concepto...

 

Entidad: No porque por ahí me quieres comparar con el plano 2. Yo nada que ver con ellos, nada que ver.

 

Interlocutor: Tú recién me has dicho que es verdad. Los planos que están por debajo del tuyo el dolor es mayor...

 

Entidad: ¡Mil veces!

 

Interlocutor: Bien. ¿Tú no crees que los planos están arriba de ti son planos donde cada vez hay menos dolor y más felicidad?

 

Entidad: No porque alguna vez me contacté con un Maestro de Luz que me dijo que se sufre por el dolor del otro. Entonces arriba también se sufre por el otro. No se sufre por uno, se sufre por el otro. No soy tonto, yo aprendo.

 

Interlocutor: Pero de todas maneras los planos van cambiando y los planos no son iguales a los demás, ¿sí? Es otro tipo de sufrimiento.

 

Entidad: Entonces siempre se sufre.

 

Interlocutor: De otro modo hasta que en algún momento en los planos más elevados en realidad ya no se sufre.

 

Entidad: Siempre se sufre. En el mismo plano angélico se sufre por los de abajo. Tengo mi guía angélico que me contacto y me dice que sufre muchísimo con lo que está pasando en este planeta, sufre muchísimo por el otro. Y entonces yo le digo a mi...

 

Interlocutor: Los espíritus elevados sufren por los espíritus que están debajo. De todas maneras, se sufre en la evolución espiritual y en el amor.

 

Entidad: Pero yo le digo a mi guía "Tú sufres por los demás, yo sufro por mí, los dos sufrimos. Entonces, ¿cuál es la ventaja de que tú estés en el plano 6 y yo en el plano 3?". Vamos.

 

Interlocutor: ¿Y qué te ha dicho?

 

Entidad: No me reta, me ama. Me dice que no es así, me dice que el sufrir por el otro no es sufrir de verdad como puedo sufrir yo por anhelar cosas, se sufre y cuando tú liberas a ese ser del problema el gozo que tienes supera mil veces al dolor que sentías por el sufrimiento de ese ser, y entonces es cuando tu interior se ilumina. Pero no lo entendí muy bien.

 

Interlocutor: ¿No crees que vale la pena poder ascender para poder comprenderlo con tu propio espíritu? Si tú sabes que en los planos inferiores no son iguales al plano donde tú estás tampoco lo son los planos que están más arriba. ¿Tú no crees...?

 

Entidad: Sí, pero yo estoy más arriba de los de abajo, ¿eh?

 

Interlocutor: Obvio que sí, yo no estoy diciendo lo contrario. Simplemente te muestro algo que tú conoces para poder explicarte. ¿Tú no crees que a Dios no le duele cuando los seres encarnados hacen guerras e injusticias?

 

Entidad: Hacen guerras porque son tontos. Primero te aclaro algo antes de nada: Mi 10% encarnado es muy inteligente, muy inteligente. Tiene muchas más cosas en claro de las que puedo tener yo como parte espiritual. Ahora tú te preguntarás cómo yo con tantas vidas tengo menos cosas en claro que mi parte encarnada. Es muy simple: mi experiencia, mis frustraciones, mis fracasos...

 

Interlocutor: ¿No te parece que es momento de dejar de lado las frustraciones para seguir adelante, poder avanzar y poder ver las cosas con mayor claridad?

 

Entidad: Claro, claro. ¿Y cómo te olvidas del dolor de todas esas vidas?

 

Interlocutor: Perdonando.

 

Entidad: ¡Perdonando! ¿Perdonando traiciones? ¿Perdonando abandonos? Hay vidas en las que he han matado hasta físicamente. ¡Perdonando!

 

Interlocutor: Comprendiendo la limitación del otro. La limitación es fruto de la ignorancia y del corazón que no tiene Luz. El corazón que no tiene Luz es digno de piedad.

 

Entidad: Pero si están en el plano -2, en la octava esfera, bien contentos en el fondo. ¿Perdonarlos?

 

Interlocutor: Bueno sería que todos comprendan cómo es el Amor y deseen evolucionar. De la misma manera que yo quiero que tú seas feliz y puedas ver la Luz, puedas tener paz y también pueda evolucionar tu parte encarnada.

 

Entidad: Soy muy pasional. Mi parte encarnada tiene menos conflictos que yo como thetán siendo que él también tiene trabas.

 

Interlocutor: ¿Quieres comentarme alguna vida pasada para poder ir descargándote un poquito ese dolor que tienes?

 

Entidad: ¡Sí! ¿Cómo no? He estado en la antigua Roma. No era esclavo, tampoco estaba emparentado con ninguno de los senadores pero mi hermana era codiciada por una persona noble...

 

Interlocutor: ¿En aquel entonces había alguno de los seres que hoy podría también estar encarnado?

 

Entidad: No, no, no.

 

Interlocutor: Continúa, por favor.

 

Entidad: Mi madre era una persona bella, una persona amorosa, una persona dada. En casa tenía pequeños pájaros que daban alegría al hogar. Ella trabajaba con telas... una mujer trabajando. Era más sabia que yo. Y sabía que ese noble no era buena persona, lo rechazaba y lo rechazaba.

Un día la raptaron. Yo me enteré más tarde que fue por orden de ese noble. Me enteré por un amigo que a su vez tenía otro amigo de otro amigo que ese noble la violó reiteradas veces, luego se la dejó a sus esbirros que la volvieron a violar y luego la mataron.

 

Interlocutor: Es comprensible el dolor que tienes.

 

Entidad: Tú me preguntarás "Habrás hecho justicia por tu mano". ¿Te crees que era tan fácil alcanzar a ese noble? Viví cuarenta años de mi vida porque desencarné a los cuarenta y uno...

 

Interlocutor: Yo sólo te pregunto cómo fue tu vida y qué hiciste en aquel entonces. Yo no estoy acá para juzgarte, estoy solamente para tratar de escucharte y tratar de contenerte y orientarte.

 

Entidad: No tienen la menor idea del odio que tuve por ese noble. Y era intocable.

Entonces, con ese tipo de gente, ¿qué puedes hacer? Yo no volví -después que desencarné- a contactarme con su thetán y después, cuando desencarnó, con su espíritu...

 

Interlocutor: Seguramente descendió de nivel.

 

Entidad: En ese momento sí. Después hizo cosas buenas, hoy está en un plano quinto. En otras vidas ha salvado vidas, en otras vidas fue un ilustre matemático, en otras vidas ha creado cosas importantes para la humanidad. Entonces es como que compensó y ahora está en un plano quinto, un plano de Luz. Pero mi memoria, mi memoria de lo que fue en esa vieja Roma, ¿cómo la borro? Él se ha contactado conmigo a nivel conceptual, espiritual y me ha dicho aquel rol que fue tu hermana a quien yo mancillé en otra vida la he salvado de morir ahogada, en otra vida la he salvado de las llamas porque dos veces más coincidí con ella en otros roles. O sea, no sólo -me comentaba- revertí aquello que hice sino que salvé mil vidas más.

Y es cierto. Ahora me doy cuenta que no tengo porqué tener ese dolor porque mi hermana no dejó de ser un rol que no afectó a su parte espiritual y después encarnó dos veces más con ese rol de quien en esa vida fuera un noble y le salvó la vida dos veces.

 

Interlocutor: Obvio que como seres encarnados sufrimos...

 

Entidad: Lo agoté tremendamente al receptáculo. Ahora ya río porque ya estoy como un poco más tranquilo.

 

Interlocutor: Lo importante es que tú puedas conceptuarlo y que lo hayas podido descargar.

 

Entidad: Me río porque estoy un poco más tranquilo. Discúlpame si te presioné. Ahora te voy a dejar, ¿sí?

 

Interlocutor: Te envío toda la Luz a ti y a tu 10% encarnado Juan y espero que nos volvamos a contactar en otro momento. Te agradezco por estar aquí.