Índice

Psicoauditación - Víctor P.G.

Grupo Elron
Sección Psicointegración y Psicoauditación - Índice de la sección - Explicación y guía de lectura de la sección

Si bien la Psicoauditación es la técnica más idónea para erradicar los engramas conceptuales del Thetán o Yo Superior de la persona, la mayoría de las veces se psicoaudita a thetanes que habitan en planos del Error y sus palabras pueden no ser amigables y/o oportunas para ser tomadas como Mensajes de orientación, algo que sí se da cuando se canaliza a Espíritus de Luz o Espíritus Maestros.
El hecho de publicar estas Psicoauditaciones (con autorización expresa de los consultantes) es simplemente para que todos puedan tener acceso a las mismas y constatar los condicionamientos que producen los implantes engrámicos.
Gracias a Dios, esos implantes son desactivados totalmente con dicha técnica.


Atte: prof. Jorge Olguín.

 

 

Sesión del 23/11/11

Sesión del 25/04/13


Sesión 23/11/11
Médium: Jorge Raúl Olguín
Entidad que se presentó a dialogar: thetán de Víctor P.G.

 

En distintas vidas fue investigador en biología, y su meta era encontrar el principio de lo que llamamos "vida", cómo es creada la parte física y cómo se relaciona el espíritu con ella. La entidad dejó muchas preguntas en el aire.

 

.

 

 

Entidad: Es cierto, como dice este receptáculo, que tengo interrogantes para resolver, interrogantes que muchos seres encarnados se preguntan.

Primero, no tengo una explicación coherente de qué es la vida física, y es una pregunta que seguramente sí tiene una respuesta desde el punto de vista de nuestro Creador, que llamáis Eón, pero yo busco una respuesta más de espíritu a espíritu o de interlocutor encarnado a thetán.

¿Qué es la vida?, porque hay una cadena de ácidos, hay cadena de moléculas, se forma ADN, se forma vida.

¿Qué significa?, ¿que tú coges unos frascos -lo digo de manera figurada, no lo tomen literalmente- cojo unos frascos con distintos líquidos, con distintos elementos, los pongo en una olla, los revuelvo y, ¡pluff!, sale vida?

 

Interlocutor: Perdón, ¿estamos hablando de la vida del encarnado o de la vida del espíritu?

 

Entidad: De la vida del encarnado.

 

Interlocutor: ¿De la vida del encarnado? Bueno, yo interpreto que el espíritu proyecta de alguna manera su 10%, y ese 10% tiene una conciencia sí mismo y eso sería vida, "Metido en un organismo", para hablar también en forma ilustrativa...

 

Entidad: No me jacto de tener el conocimiento que tiene, quizás, un Maestro que hace miles de años se especializa en estudiar lo que es la vida física pero tú sabes al igual que yo por qué en algunos de vuestros animales como gato, perro, elefante, no encarna un espíritu complejo que sí puede encarnar en un homo sapiens, porque su decodificador no es tan complejo como para traducir el concepto de ese espíritu que sí puede encarnar en un homo sapiens. Seguramente en otro mundo donde haya otro tipo de vida y de repente otro tipo de animal 'X' o insecto o planta que haya desarrollado de alguna manera de un sistema biológico que pueda tener un decodificador acorde a ese concepto un espíritu que aquí en Sol 3...

 

Interlocutor: Encarnó en un humano y puede encarnar en un animal de ese planeta.

 

Entidad: De ese otro planeta pero no aquí. Tampoco podemos encarnar en una piedra. Entonces, insisto, ¿qué motiva la vida en el plano físico?, porque de repente un ser humano muere a 'X' edad y ese espíritu desencarna. Cuando esa envoltura, que era el cuerpo humano, esa unidad biológica está muerta y el espíritu desencarnó, otro espíritu no puede encarnar en ese cuerpo porque ya este cuerpo está muerto, por más energía que le dé no lo va a revivir. Aparte,  hay una especie de falta de energía en ese cuerpo que no permite que ese espíritu encarne porque ese espíritu necesita un receptáculo energético como, por ejemplo, un embrión en formación que, si tú te fijas, al poco tiempo ya está latiendo su corazón.

Entonces, mi interrogante es saber qué es la vida, qué motiva la vida, ¿una cadena de aminoácidos?, hablo de la vida física, no basta con que tú me digas: "Apenas se forma el embrión el espíritu encarna y, ¡pluff!, ya hay vida".

 

Interlocutor: Pero la vida hay que interpretarla desde el punto de vista del espíritu, ya sea del 90% o del 10%, porque lo otro sería una cápsula, diríamos.

 

Entidad: ¿Qué mueve la cápsula?

 

Interlocutor: El que mueve la cápsula es el espíritu.

 

Entidad: Lo entiendo porque he encarnado muchísimas veces, no sólo en este mundo sino en otros mundos.

 

Interlocutor: El punto es que el espíritu, la esencia del espíritu, el espíritu debe tener algo en su esencia que lo impulsa, ya sea a encarnar, sea a vivir, a tener vida, a pensar y a hacer.

 

Entidad: Eso lo entiendo, pero en esa cápsula, como tú dices, tienen que estar dadas las condiciones para que ese espíritu lo pueda mover, porque a una roca no la puede mover. Entonces, tienen que estar dadas las condiciones, tiene que haber primero un decodificador con un paquete neuronal que de alguna manera permita decodificar y codificar el concepto. De la misma manera que este médium decodifica mi concepto y lo codifica a lenguaje hablado en la garganta de él.

 

Interlocutor: Pero tiene que haber otras circunstancias. Por ejemplo, ese cuerpo necesita comer porque si no muere. Entonces, ese cuerpo necesita sentir hambre porque si no siente hambre se muere. Ahí está impulsado a movilizarse, como el pequeño tiene que llorar porque "el que no llora no mama".

 

Entidad: Hay muchas cosas físicas que escapan al concepto espiritual como por ejemplo la genética, porque quizá un hijo tenga un espíritu absolutamente distinto en forma de pensar, conceptuar, de ayudar y quizá el padre sea un plano 2, un plano de crueldad, y quizá el hijo sea plano 5, un plano de máxima Luz, y sin embargo, se amen como padre y como hijo porque no tienen memoria conceptual, no tienen esa memoria reencarnativa.

 

Interlocutor: Pero tú preguntaste qué impulsa a la vida.

 

Entidad: Claro, pero es una respuesta muy simple decir "Sí, yo encarno como espíritu en mi 10% y ya está". Voila, como dicen los franceses.

 

Interlocutor: No, porque el organismo nace con ciertas necesidades...

 

Entidad: Características, ¿no sería mejor dicho?

 

Interlocutor: Características, pero que en fondo son necesidades: necesidad de respirar, necesidad de...

 

Entidad: ¿Quién da esas características? No es el espíritu. ¿Quién da esas características?, porque los Elohim, mediante la gracia del padre Eón, nos han creado a nosotros, pero los Elohim no han creado a la parte física. Entonces, ¿qué significa?, que la parte física, el mismo planeta, las montañas, el agua y la cadena de aminoácidos es todo Eón. Todo es el Padre y el Padre...

 

Interlocutor: Pero es que es así.

 

Entidad: Entonces, ¿tiene razón la biblia?: ¡Buff! -uso este receptáculo para soplar-, hace un soplo divino y "voila", ya está la vida.

 

Interlocutor: Algo de eso debe haber. Si los Elohim no crearon el cuerpo, la materia es una creación...

 

Entidad: Lo pregunto porque tengo muchos engramas de frustración porque en distintas vidas, en otros mundos, he sido investigador en biología y siempre me han cerrado la puerta en la cara porque les he planteado a distintos científicos esta misma pregunta -que hago como thetán a ti- y me han cerrado la puerta en la cara. La palabra no era que deliraba sino que me iba de foco -irse de foco significa que en lugar de trabajar en lo que me habían propuesto yo buscaba otras cosas- y entonces quizá descuidaba un poco mi trabajo. Me han echado de distintos trabajos, en distintos mundos, en distintas vidas por delirar pero, ¿a ti te parece un delirio?

 

Interlocutor: No, no, al contrario; porque yo también lo pregunto. Pero también me doy cuenta que no tengo la respuesta, porque esa respuesta forma parte de la esencia de Eón.

 

Entidad: No cabe duda de que sí, pero me han quedado engramas de frustración porque hoy mismo, en la vida actual, hay mucha gente que a mi 10% es como que no entienden su manera de pensar, como que no hablaran su idioma, como que él hablara castellano y ellos hablaran chino mandarín. Lo digo de una manera metafórica. Tú mismo, como interlocutor, ¿no te has topado con gente que le das un planteo y piensas que le das un planteo coherente y ellos se rascan la cabeza y dicen: "¿Me lo repites?, porque no entendí nada"?

 

Interlocutor: Claro, pero la pregunta es: ¿Vale la pena preocuparse o tratar de investigar lo que no podemos comprender: "Qué es la esencia de Eón"?

 

Entidad: Lo que pasa es que si tú te lo preguntas así, si tú lo dices de esa manera, no habría investigadores, no habría descubridores de vacunas, no habría descubridores de sueros...

 

Interlocutor: Pero acá estamos tocando un tema más elevado: la esencia de Eón.

 

Entidad: No. ¡Yo estoy tocando la esencia de la vida!

 

Interlocutor: Pero la esencia de la vida es Eón, ese es el punto.

 

Entidad: Hay distintos mundos donde he creado células madre, mundos religiosos donde han dicho que eso era pecado, muy similar a lo que sucede con la Iglesia Católica en Sol 3, donde condenan el aborto y, sin embargo, no permiten que la mujer que tiene muchos hijos, como se dice en la jerga cotidiana, "se ate las trompas". O sea, atarse las trompas, legalmente no, pero hay países donde sí se permite el aborto. Entonces, tú caes en un mundo donde crees que puedes aportar un granito de arena y te encuentras en un mundo de mediocridad donde quienes deciden son mediocres. Ahí está el engrama, el engrama como que estás atado de pies y manos.

 

Interlocutor: Engrama de frustración.

 

Entidad: Exacto. Seguramente no lo voy a resolver en esta pequeña sesión, en esta pequeña charla contigo, pero te aseguro que descargo muchísimo y me ha hecho mucho bien.

 

Interlocutor: Sería interesante consultarlo a Eón para ver si hay algunas respuestas, porque Eón es muy hábil para decir: "¿Y por qué no?".

 

Entidad: Claro, pero tú mismo me dices que nuestro Padre dice: "¿Y por qué no? ¿Y por qué sí?". Daría la impresión, y con todo el amor que tengo por Él, que Él esquiva las respuestas...

 

Interlocutor: No, yo supongo que...

 

Entidad: ...porque, de alguna manera, es como que nos trata como niños, chavales, párvulos que están en un jardín de infantes y le preguntamos a la maestra de dónde venimos y la maestra, para no comprometerse, dice: "Hay una cigüeña que viene de París". Entonces, si tú fueras un niño de cuatro años muy avezado dirías: "Y los que nacen en París, ¿de dónde los trae la cigüeña, de Egipto?".

 

Interlocutor: Entiendo, pero yo interpreto la respuesta de Eón como que hago una pregunta que no tiene respuesta, porque es como preguntar "¿dónde va el viento cuando no sopla?" o "¿cuál es el largo de un piolín?" o "¿cuál es el último número?"

 

Entidad: No hay último número, pero con respecto a la vida, como thetán...

 

Interlocutor: Perdón, un momentito, ¿cómo que no hay último número? Hay un último número y no hay un último número, porque si le preguntamos a Abba que es el Todo...

 

Entidad: Acuérdate que has dado una respuesta dual. Has dicho: "Hay último número y no hay último número".

 

Interlocutor: Claro, es la paradoja.

 

Entidad: Ahora me quedo más tranquilo.

 

Interlocutor: Porque todo es y no es al mismo tiempo.

 

Entidad: Eso lo dijo Tar cuando encarnó en Sol 3 como Thot.

 

Interlocutor: Si yo le pregunto a Abba cuál es el último número no puede decirme que no hay un último número si él es el Todo que lo abarca todo.  Entonces, no es el Todo. Me gustaría saber qué va a responder.

 

Entidad: Es verdad. Me gustaría preguntarle a Abba dónde comienza y dónde termina. Él me lo tiene que decir -si es el Todo- donde termina, salvo que me responda "Soy infinito". Ahora, si ese infinito, si esa esencia infinita -y aquí me estoy yendo del tema de la vida-, si ese infinito tiene conciencia de su infinitud, Él me puede describir el infinito. ¿Me lo puede describir, interlocutor, el infinito?

 

Interlocutor: ¿Como para que lo entandamos nosotros?

 

Entidad: No, para que lo entienda Él mismo. Si Él, a sí mismo, se comprende y se abarca, ¿Él se puede abarcar a sí mismo? Tú, interlocutor, tienes dos extremidades superiores con cinco dedos en cada una de ellas. Entonces, tú te puedes tocar la oreja derecha, la oreja izquierda, un pie y el otro pie porque tú conoces tus límites. Te rascas el estómago o te tocas la barbilla. Abba, con sus extremidades conceptuales, mentales, ¿se puede tocar un extremo? Si Abba me contesta "Sí", yo le diría "Entonces no eres infinito porque Tú te puedes tocar".

 

Interlocutor: Lo que sucede es que deben existir preguntas que no tienen respuesta, ni siquiera para Abba.

 

Entidad: ¿Cómo? ¿No es omnisciente?

 

Interlocutor: Pero, un momentito. ¿Cuál es la pregunta?, ¿Por qué es todo un eterno presente Él o por qué no fue creado? Y cuál es la respuesta que puede...

 

Entidad: Otra pregunta para Abba: ¿Recuerda cuándo fue creado? Si Él dice "Estuve siempre", bueno. Si tú tienes la memoria conceptual total de lo que es el Todo, el Todo de los Todos, porque es el Todo de todas las creaciones, Él tiene que recordar un comienzo. Si Él no recuerda un comienzo puede pasar dos cosas: que no haya comienzo o que su memoria sea limitada. Si su memoria es limitada Él es limitado. Si su memoria no es limitada Él tiene que recordar un cuándo.

 

Interlocutor: Pero hay una cosa más: ¿Cómo sabe Él que no hay otro Abba?

 

Entidad: Bueno, yo -porque conceptúo vuestras mentes, la mente tuya y la de este receptáculo- sé que en un momento, hace años de los vuestros atrás, el propio Eón, que es el Todo de esta Creación, desconocía saber de otros Eones. En sesiones posteriores, Él reconoció que había otros Eones. Eso significa que ocultó esa información, tiempo atrás, para no cargarlos con tanta información de golpe. Porque si el día de mañana nos enteramos de que Abba dice que hay otros Abbas nos va a descolocar, porque en el mundo espiritual nosotros nos pasamos la información como reguero de pólvora y nos puede crear un engrama infinito al pensar "¡Y dónde termina esto!". Y te dejo aquí porque he cargado demasiado de información a este receptáculo.

 

Interlocutor: Pero ha sido una sesión muy interesante.

 

Entidad: Hasta todo momento.

 

Interlocutor: Hasta luego y gracias por estar aquí.

 


Sesión 25/04/13
Médium: Jorge Raúl Olguín

Interlocutor: Karina
Entidad que se presentó a dialogar: thetán de Víctor P.G.

 

El día a día en el plano físico, el quehacer diario, el sobrevivir, a veces no permite dedicar 100% de compromiso a tareas espirituales. ¿Cómo vas a tender una mano al otro, si tú mismo estás tambaleando? La entidad relata una vida anterior donde relegó su felicidad por asumir responsabilidades familiares. Manifiesta sentirse aliviado al terminar la sesión.

 

Sesión en MP3 (2.297 KB)

 

 

Interlocutor: Bienvenido...

 

Entidad: He llegado aquí para tratar de dilucidar interrogantes. Me preguntaréis, ¿es insondable tu bolsa de interrogantes?, seguramente que sí, pues a lo largo de milenios los interrogantes se van acumulando. Muchos, a través de las vidas con distintas experiencias, se van diluyendo solos, otros no.

 

Interlocutor: ¿Quisieras comentarme qué es lo que más te inquieta, cuál es tu mayor inquietud en estos momentos?

 

Entidad: Creo que lo personal de mi parte encarnada, indirectamente tiene que ver con el comportamiento general de todo aquello que le rodea, pero cuando hablo de comportamiento general no puedo hablar de calles, vehículos, atmosfera, árboles, se supone que hay que hablar de gente. Y si bien tú te cruzas con gente "normal", tú sabes que el comportamiento general a veces es ego centrista, con apetitos de poder, con indiferencia. Muchas veces no te ponen obstáculos directamente pero tampoco te hacen fácil el camino que tú elijas. A veces somos mal prejuzgados -obviamente por el ego de otros- cuando no nos comprometemos 100% a lo espiritual o a crecer, porque tenemos mucho en que ocuparnos de nosotros mismos en la vida física, mucho tenemos que ocuparnos de nosotros mismos, a veces no nos da el tiempo para otra cosa. Acaso los maestros no dicen "¿Cómo vas a tender una mano al otro, si tú mismo estás tambaleando?".

 

Interlocutor: Con respecto a eso, qué sugerencia podría hacerle a tú 10%.

 

Entidad: Bueno, ese es mi interrogante para contigo.

 

Interlocutor: ¿Tú crees que tienes una buena comunicación con él?, para empezar...

 

Entidad: Uno, como thetán, siempre tiene buena comunicación con su 10%, ahora...

 

Interlocutor: ¿Crees que te logra captar bien?

 

Entidad: No, ese es el tema. Un maestro dijo hace décadas o por lo menos una década y media, "Es muy difícil captar desde el plano físico al plano suprafísico, por los ruidos del plano físico, por las situaciones, por las circunstancias, por los momentos que uno vive. Es como querer meditar en medio de una autopista de coches de carrera, con los motores a toda marcha", habrá quien lo logra pero... ¿Qué se hace para confrontar?, porque eso sí lo aprendí, las cosas no se enfrentan sino que se confrontan y se trata de resolverlas, ¿no?

 

Interlocutor: Sí. Para empezar, la cuestión no es que algo no te preocupe o no te asuste, o sea, el tema es que a veces uno puede tener un temor racional frente a una situación, un riesgo, o algo que no conoce. La cuestión es poder superar ese temor y actuar. O sea, no permitir que el miedo, la desconfianza o aquello que no conocemos o de lo cual no estamos seguros no nos permita avanzar.

 

Entidad: Yo aprendí una cosa, aprendí que la mente reactiva es irracional. Entonces, cuanto tú tienes un miedo o una inseguridad racional que la captas, la comprendes, la puedes manejar porque dices "Esto lo tengo que hacer de determinada manera, confrontarlo de determinada manera", muy bien, pero cuando el temor es irracional, ejemplo: incertidumbre...

 

Interlocutor: Yo creo, y tú me dirás si te sucede o no, que muchas veces esos temores inexplicables, esos temores que no tienen una lógica son debidos a engramas por esta vida o de vidas anteriores, me gustaría saber si tú tienes algo al respecto que comentarnos.

 

Entidad: Pero ¿puede ser siempre por engramas?, ¿no puede ser por lo que estos psicólogos nuevos llaman el inconsciente?, como que uno tiene incertidumbre porque no se siente seguro de sus fuerzas quizá porque en algún momento dado hubo una frustración y eso quedó... Está bien, tú le llamarías engrama.

 

Interlocutor: Exacto, estamos hablando de lo mismo pero con otras palabras. O sea, por lo que tú me dices hay un temor que puede ser debido a una experiencia pasada ya sea en esta vida o en otra.

 

Entidad: Pero esto va de parte mía, ¿eh?, digamos como que mi 10% no lo saca a flor de piel de la misma manera que lo saco yo de manera conceptual. Quizá vuestro inconsciente en el plano físico os resguarde de tener que confrontar todo a la vez y es como que ese inconsciente va sacando -¿cuál sería vuestra palabra?- las dudas de a poquito, como para irlas confrontando de a poquito. Es como que tú de repente tienes que tomar una medicación y vas a tomar la dosis justa porque si no te intoxicas. A veces no podemos sacar todas las dudas a flor de piel porque sería como armar un rompecabezas de miles de piezas.

 

Interlocutor: Obviamente, se trabaja inquietud por inquietud, problema por problema. Se va como deshojando. O sea, todo junto no lo podemos resolver, tenemos que empezar paso a paso.

 

Entidad: Hubo una época de oro, en una ciudad balneario llamada Acapulco, donde hace 50 de vuestros años era algo esplendoroso, había actrices y actores de cine, músicos, hay canciones con respecto a esa época. Hoy, por una situación político-económica, Acapulco no es la que era en esos dorados años. Pero si yo me retrotraigo más en el tiempo y me voy mucho más atrás, era como una pequeña aldea con un puerto. Me acuerdo que en esa época me llamada Carlos Salvador Ibáñez y mi padre trabaja de pescador, vivíamos de eso. Lo risueño, ahora, viéndolo en la distancia como rol, yo le tenía temor al agua, ese mismo terror al agua que capaz que venía de un engrama de una vida anterior.

 

Interlocutor: Eso te estaba por preguntar.

 

Entidad: Yo sé que sí, por supuesto, porque tengo mi memoria intacta, pero de alguna manera es como que quiero adornar el relato. Temblaba cada vez que iba en la barcaza con los demás pescadores, con mi padre. Mi padre se encaprichaba, decía que no podíamos perder ningún día y había noches de ventisca, de tormenta y la barca se sacudía como una coctelera de barman de hoy en día. Y un día andando a caballo me desmonté mal y me torcí el tobillo pero me lo torcí mal, mi padre se enojó mucho. Dice: -Si te lo hubieras hecho trabajando se te disculpa, pero corres para divertirte y mira ahora, ahora pierdes el día y no te puedo llevar.

¿Sabes que la barcaza zozobró? Murió padre, de los 16 pescadores 15 murieron. Uno sólo, no sé cómo, llegó nadando hasta la costa y contaba, Vicente se llamaba...

 

Interlocutor: Me viene a la mente el refrán de "Todo es por algo", ¿verdad?, y que nada es casualidad.

 

Entidad: Me sentí como muy frustrado porque no éramos ricos, había una segunda barcaza, pero había un señor potentado que nos compró a mitad de precio la barcaza, la vivienda, algunos animales que teníamos y nos marchamos de la zona costera.

 

Interlocutor: ¿Con quién te marchaste?

 

Entidad: Con mi madre y una hermana más pequeña, Elvira.

 

Interlocutor: ¿Hacia dónde fueron?

 

Entidad: Hacia Puebla. Puebla, los volcanes, o sea, un paisaje completamente distinto. Con ese dinero compramos una tienda con vivienda, mamá se puso a confeccionar ropa con mi hermanita que ya fue creciendo, yo ayudaba con las cuentas, ayudaba bastante, ¡eh!, ayudaba bastante, me sentía más cómodo con esto. Extrañaba muchísimo la figura paterna pero había como una incertidumbre como... yo era joven todavía, 19 años y haciéndome cargo de todo. Si bien madre era madre, digamos una madre dolorosa, sensible pero fuerte a su vez, ella era la dueña de la casa, pero muchas veces se apoyaba en mí y yo no tenía fuerzas para contener a nadie, apenas me podía contener a mí mismo.

Madre vivió hasta los 62 años, un expectativa de vida bastante larga para esa época. Mi hermana cogió una pulmonía, falleció antes que mamá. Yo, por ocuparme de ellas, tuve algunos amores pero no me casé y eso también fue como una frustración, y finalmente cuando cumplí 58 años vendí el negocio, vendí todo y hice cuentas y con ese dinero que me quedaba tenía una pequeña vivienda en las afueras de Puebla y viví allí leyendo, hablando con amistades y por sobre todas las cosas hablando mucho con mi soledad.

Los roles encada vida son distintos a otros. Mi rol actual es distinto al de aquella vida pero te quedan como muescas, como marcas...

 

Interlocutor: ¿Cuál crees tú que sería el rezago que vienes arrastrando de esa vida y que te está afectando o que te podría estar afectando en esta encarnación?

 

Entidad: Creo que no...

 

Interlocutor: ¿Quizás eso de sentir incertidumbre?

 

Entidad: Incertidumbre sí, seguramente, pero no me identifico para nada con ese rol en cuanto a vivencias. Es otra vida, la actual es otra vida, otro entorno, otra familia, amistades, las situaciones no son tan dramáticas.

 

Interlocutor: ¿Crees que sigues haciendo, de alguna manera, lo mismo que en aquella vida de relegar tu felicidad por la responsabilidad?

 

Entidad: Si lo analizo bien, y que mi 10% me disculpe, creo que en aquella vida era más responsable quizá, en Puebla, pero creo que ahora es más responsable por una situación de vida, como que fue una responsabilidad forzada que obviamente la acepté, pero era distinta. Y creo que sí, hoy haría lo mismo, creo que hoy haría lo mismo.

 

Interlocutor: ¿Crees que te das la posibilidad de buscar también tu felicidad como 10% en este momento?

 

Entidad: Es que tiene que ser así. Los Maestros es como que nos quieren enseñar de memoria como niños, de repente que somos pequeños chavos que tenemos que aprender todo de memoria, no, no.

 

Interlocutor: ¿Cuál sería la lección de aquella vida que acabas de relatar?

 

Entidad: No lo termino de interpretar, como que asumo responsabilidades. Y no aprendí la lección porque he relegado cosas de mi felicidad y no debía haberlo hecho, digamos como que...

 

Interlocutor: Como que hoy viéndolo a la distancia podrías interpretar que podías haber hecho las dos cosas.

 

Entidad: Podía haber sido feliz con una relación de pareja tranquilamente, afectos tenía, con una joven salí 8 meses, con otra joven un año y medio.

 

Interlocutor: Es posible entonces que...

 

Entidad: Quizá tenía temor al compromiso en este aspecto y no temor al compromiso de atender la tienda, es difícil. Vosotros, en el plano físico decís "No, en el plano suprafísico se sabe mucho más". No, no se sabe mucho más, cometemos los mismos errores una, dos, diez, cien y más veces.

 

Interlocutor: Bien.

 

Entidad: Hay una frase que dice el thetán de este receptáculo que me alberga que no es cierto que el ser humano tropiece dos veces en la misma piedra, tropieza cien; tropieza cien porque cada experiencia es distinta a la otra y respeto ese punto de vista porque lo comparto.

Estoy más aliviado que cuando empecé a conceptuar esta sesión.

 

Interlocutor: Bien, perfecto. Quizás, y es mi idea, quizá sería bueno para esta encarnación actual tratar de lograr ese equilibrio entre nuestras responsabilidades, nuestros deseos y también sobre aquellas cosas que nos gustan y que tenemos ganas de hacer.

Me alegro de que te sientas mucho mejor y espero que nos volvamos a contactar próximamente.

 

Entidad: Gracias.

 

Interlocutor: Te envío toda la Luz. Hasta todo momento.