Frase aleatoria: Mientras el hombre vea en la religión la satisfacción de sus propias necesidades o una garantía de inmortalidad, no es a Dios a quien sirve, sino a sí mismo. Cuanto más alejado del ego , más real es Su presencia. Otra