Índice

El niño de Somosierra

Grupo Elron

 

 

Elemental, querido Watson...

 

 

 

JUAN PEDRO MARTÍNEZ GÓMEZ

 

 Durante la noche de San Juan de 1986 se produjo la enigmática desaparición de un niño de 10 años, después de un impresionante accidente de tráfico entre las provincias de Madrid y Segovia, concretamente a la altura de Somosierra.

 

 

El camión en el cual viajaba el niño juntos con sus padres –era un Volvo F-12 que transportaba 20.000 litros de ácido sulfúrico–, derrapó chocando frontalmente con otro vehículo de gran tonelaje, y saliendo de la calzada impactó contra una hilera de vehículos que circulaban detrás hasta estrellarse contra un árbol que le produjo una brecha en la cisterna derramando todo el ácido y calcinando a dos de sus ocupantes, Andrés Martínez y su esposa, Carmen Gómez, que fueron los únicos cuyos restos se encontraron.

 

 

 

 

Si los investigadores hubieran puesto en la ecuación a los extraterrestres, la desaparición del niño hubiera dejado de ser enigmática, máxime que las abducciones en nuestro planeta están a la orden del día...

 

 

 

 

La desaparición del niño Juan Pedro Martínez Gómez, obviamente ahora una persona adulta, no representa ningún misterio en cuanto se tenga en cuenta que los extraterrestres nos visitan desde tiempos inmemoriales, y si bien no intervienen, como norma, en nuestros asuntos, muchas veces salvan vidas de tragedias inminentes. Cabe señalar, por ejemplo, las abducciones de numerosos pasajeros del Titanic, condenados a una muerte segura, de Raoul Wallernberg, que había sido apresado por los rusos, de los pasajeros que iban en el avión rumbo a estrellarse en el Pentágono el famoso 11 de septiembre, etc.

 

 

 

jueves 17 de abril de 2008

EL GRAN MISTERIO DEL NIÑO DE SOMOSIERRA

Durante la noche de San Juan de 1986, se produjo la desaparición más enigmática acaecida hasta la fecha en España. La desaparición de un niño de 10 años, tragado por la nada, después de un impresionante accidente de tráfico entre las provincias de Madrid y Segovia, concretamente a la altura de Somosierra.

Un camión Volvo F-12, dispuesto a transportar una cisterna con 20.000 litros de ácido sulfúrico óleum, dispuso su marcha desde la localidad murciana de Las Cánovas hasta Bilbao, para desembarcar su mercancía en una empresa petroquímica. Al volante, el conductor profesional Andrés Martínez, al que acompañaban su esposa, Carmen Gómez, y el hijo de éstos, Juan Pedro Martínez Gómez.


Continuar leyendo en

http://kassioblog.blogspot.com/2008/04/el-gran-misterio-del-nio-de-somosierra.html

 

 

 

UNA CUESTIÓN OBVIA

 

La verdad sobre la desaparición del niño de Somosierra.

Estimado profesor: La desaparición de Juan Pedro Martínez Gómez, que iba junto con sus padres en un camión cisterna con miles de litro de ácido sulfúrico que se estrelló en un accidente de tráfico, fue catalogada por todos los investigadores como uno de los casos más enigmáticos de España.

Hasta la fecha aún se ignora qué sucedió con el niño, que iba en la cabina del camión, y cuyo cuerpo debió aparecer calcinado como el de sus padres.

Considero importante que el Grupo Elron dilucide el misterio a través de los Maestros de Luz.

Claudia A.

 

RESPUESTA

Apreciada Claudia: En realidad no hay ningún misterio en la desaparición del niño, porque antes de producirse el fatal accidente fue teletrasportado por extraterrestres a un lugar seguro, a pocos metros del lugar del choque.

En realidad no se trató de una abducción, sino más bien de un acto de salvataje de alguien que inevitablemente iba a perecer en el accidente que aconteció luego.

Desde ya que no fue del todo gratuito, porque los extraterrestres estaban “a la espera” de algún accidente para salvar a la eventual víctima antes de que sucediera y después utilizarla.

En el caso denominado “El niño de Somosierra” se les dio justamente lo que esperaban, ya que el niño salvado reunía todas las características como para ser estudiado, particularmente en su ADN.

De alguna manera, esos extraterrestres se consideraron con derecho a utilizarlo porque su intervención lo salvó de una muerte segura.

No voy a plantear aquí si es ético o no este tipo de acciones, me refiero al derecho que pudiera tener en casos así el salvador sobre el salvado –aunque en mi opinión no creo que tenga ninguno–, sino a establecer los hechos tal como sucedieron.

Como el asunto fue abordado en sesión, nada mejor que transcribirla en su parte pertinente para que no tengas dudas sobre lo que en realidad sucedió.

Un abrazo. Bienvenida al club.

 

SESIÓN DEL 8/5/08

 

Médium: Jorge Olguín.

Entidades que se presentaron a dialogar: Ruanel.  

Interlocutor: ¿Le parece, Maestro, que demos por terminado este tema y pasemos a otro?

Ruanel: De acuerdo…

Interlocutor: Bien, paso entonces al tema conocido como “EL niño de Somosierra”. Leo para que quede grabado:

 

"Durante la noche de San Juan de 1986 se produjo la desaparición más enigmática de España. La de un niño de diez años, tragado por la nada después de un impresionante accidente de tráfico entre las provincias de Madrid y Segovia, concretamente a la altura de Somosierra. El niño viajaba con sus padres, Andrés Martínez, quien manejaba, y Carmen Gómez, su esposa. Se trataba de un camión cisterna con veinte mil litros de ácido sulfúrico que explotó en un accidente de tránsito chocando con otros vehículos. Cuando los socorristas llegaron al lugar encontraron los cuerpos calcinados de sus padres pero no del niño. Su desaparición –para los investigadores– es muy enigmática porque, según afirman, el ácido no pudo hacer desaparecer totalmente el cuerpo del niño. Por otra parte, dos pastores que fueron testigos de lo sucedido dijeron que después del accidente vieron a dos individuos muy altos de tez blanquecina y portando batas blancas que sacaron de la cabina del camión un bulto y se lo llevaron".

 

¿Puede haberse tratado de una abducción extraterrestre?

Ruanel: No, no fue una abducción propiamente dicha, aunque eran de otro mundo...

Interlocutor: ¿Quiénes eran de otro mundo?

Ruanel: Las dos personas. Eran un masculino y un femenino, más altos que el promedio de la raza terrestre, de aproximadamente 1,90 m. la mujer y 2 m. el varón. Si bien hay mujeres y varones de esta altura en Sol 3, se trata de casos excepcionales, pero en esta raza esa estatura es la normal.

Interlocutor: Entiendo…

Ruanel: Tenían un miniteletransportador, que era un aparato un poco más grande que un arma, como una especie de caja más pequeña, similar a las máquinas de fotos de la Tierra antiguas…

Interlocutor: Sí, recuerdo que mi padre tenía una de ellas… ¿Qué hicieron, entonces?

Ruanel: Directamente lo que hicieron, segundos antes que suceda este episodio tremendo, es teletransportar a la criatura. Pero no lo transportaron a ninguna “nada”, como dijera algún periodista, sino a pocos metros de distancia.

El niño estaba, obviamente, con un shock tremendo, y por eso le aplicaron muy rápidamente con otro aparato un calmante como para tenerlo medianamente sedado y se lo llevaron.

Interlocutor: ¿Y las batas blancas que tenían eran para disimular que eran médicos?

Ruanel: No eran batas blancas o guardapolvos blancos, sino que eran trajes metalizados blancos, y como tenían una especie de gorras terrestres, camuflados así podían pasar perfectamente por personas comunes de la Tierra que se llevaban caminando un niño. Eso fue cierto.

Interlocutor: ¿Al niño se lo llevaron a su planeta?

Ruanel: Así es, y en este momento está perfectamente bien… Se trata de un planeta que tiene una atmósfera similar a la terrestre.

Interlocutor: ¿De donde provenían?

Ruanel: De un sistema que queda en otro brazo de la galaxia, porque son viajeros que conocen muchos lugares; es un planeta de una estrella que se llama Aluax, Aluax-4...

Interlocutor: ¿A qué distancia se encuentra de la Tierra?

Ruanel: Está aproximadamente, en medidas terrestres, a unos 180 millones de kilómetros de su estrella, una estrella muy similar al Sol, apenas un poco más grande… Al niño lo cuidaron, no lo maltrataron

Interlocutor: ¿Qué le hicieron al niño?

Ruanel: Lo cuidaron bien, solamente estudiaron su ADN… No es la única raza extraterrestre que hace eso. Hay razas que directamente son como vigiladores, que cuando ven que va a ocurrir un accidente –no es que adivinen ni nada, simplemente usan el sentido común–, entonces actúan.

Por ejemplo, si ven que un camión de miles de kilos está por atropellar a un vehículo pequeño, donde las probabilidades de supervivencia de sus ocupantes son nulas, entonces proceden a teletransportarlas segundos antes del impacto…

Interlocutor: Está bien, entiendo, ¿pero estaban allí por casualidad?

Ruanel: No, no… Directamente estaban vigilando la carretera...

Interlocutor: ¿Por si sucedía algo?

Ruanel: ¡Claro!, por si sucedía algo. Y sucedió. Pero dejo en claro que ellos no provocaron el accidente, ni provocan ninguno. No lo hacen…

Interlocutor: Está bien... Ahora, usted dice que lo previeron con el sentido común, ¿pero no viajan en el tiempo estos extraterrestres?

Ruanel: No, no viajan en el tiempo… No es como en otros casos donde sí hubo viajeros que se trasladan en el tiempo y que saben, por ejemplo, que un determinado accidente de avión va a ocurrir y entonces se llevan a los pasajeros antes de que el accidente se produzca… No, éste es otro caso.

Interlocutor: Está bien. O sea, de alguna manera estaban allí y bueno, sucedió y se lo llevaron. O sea, el bulto del que hablan algunos testigos suponiendo que era el niño que esas personas de blanco lo llevaban en brazos…

Ruanel: No, eso no es real, porque, aparte, algo así no es coherente, no tiene sentido común... No había tiempo material para eso…

Interlocutor: Está perfectamente claro… ¿Qué estaban haciendo esos extraterrestres en nuestro planeta?

Ruanel: Tratando de buscar un espécimen al cual estudiarle su ADN, y el niño fue su oportunidad.

Interlocutor: ¿Usted dice que en ningún momento el niño fue agredido con ningún tipo de tratamiento?

Ruanel: No, en ese momento no sufrió ningún tipo de agresiones… El sedador-aturdidor no es invasivo, no pincha como las agujas terrestres sino que directamente trabaja de otra manera con una técnica distinta difícil de explicar.

Es un “microteletransportador”, como una especie de sacacorchos de palanca, que se apoya formando un redondel en la piel, y al presionar un botón teletransportan mililitros de sangre a un recipiente que está dentro de ese mismo aparato a cuatro o cinco centímetros de distancia. No precisan pinchar o extraer ni de la vena ni de ninguna arteria.

Interlocutor: ¿Ese miniteletransportador ellos lo manejaron desde lejos?

Ruanel: No lo manejaron desde lejos… Seguramente, no me estás entendiendo. Ellos tienen un teletransportador más grande que es como el tamaño de una caja de zapatos, un poquito más chato, algunos pueden ser con trípode, otros sin trípode, parecido a las cámaras fotográficas de algunos parques zoológicos o parques botánicos. Bien. Con ese transportador teletransportaron al niño, desde lejos. El 'microteletransportador' es como una jeringa sin jeringa...

Interlocutor: ¿Estamos hablando de otra cosa, ahora? ¿De otro aparato?

Ruanel: Claro, donde se presiona en el brazo del niño, se aprieta un botón y se le extrae sangre teletransportada.

Interlocutor: ¿También desde lejos?

Ruanel: ¡No! Ahí desde al lado. Lo tocan al niño y le presionan eso. También le ponen analgésicos o calmantes o sedantes por el transportador sin agujerear la piel.

Interlocutor: Lo que me confunde es que usted habla de "teletransportador". ¿Teletransportaron la sangre a otro lugar?

Ruanel: A un lugar que está dentro de la misma “jeringa” que le “pincha” el brazo. Y lo expreso así para que me entiendas…

Interlocutor: Ahora entendí, tuve una especie de confusión, porque pensé que le sacaban sangre desde lejos… Teletransportaban la sangre al mismo aparato apoyado en el brazo, como nuestras jeringas de hospital…

Ruanel: Bien, relato entonces el episodio para que sea más entendido: Ellos ven, con una capacidad de reflejos tremenda, que viene un tremendo vehículo, saben que va a haber un colapso en ese momento, un accidente en pocos segundos. Lo que hacen en ese momento es teletransportar al niño a unos quince metros de distancia que es donde estaban ellos...

Interlocutor: Está bien, esta claro hasta allí.

Ruanel: En segundos nomás, ocurre el accidente. Nadie se fija que el niño aparece en brazos de esa gente. Nadie. Inmediatamente el niño, confundido porque de repente deja de estar en un habitáculo cerrado a estar en brazos de alguien, ni siquiera atina a hablar que ya directamente apoyan sobre su brazo el aparato y le teletransportan a la sangre un sedante. Es un sedante distinto a los de Sol-3, que hace efecto en pocos segundos, en muy pocos segundos.

Interlocutor: O sea, es lo nosotros hacemos acá con inyecciones…

Ruanel: Correcto…

Interlocutor: Bueno, todo esto está claro…

Ruanel: Como los sedantes de operaciones que hacen efecto en segundos, contando de diez a uno.

Interlocutor: Sí, entiendo…

Ruanel: Bien… Luego se lo llevan al niño a un vehículo que ellos tenían alquilado… No hablemos de naves, no hablemos de nada extraterrestre, todo era terrestre salvo estos dos individuos que son de raza muy similar a la del Homo Sapiens, pues su ADN es muy similar. ¿Sí? La única diferencia es la altura...

Interlocutor: O sea, son tipo humanos...

Ruanel: Así es, pero tienen los ojos más grandes, las orejas un poquito más puntiagudas, como algunos personajes de una serie terrestre sobre el espacio, y se van en ese coche del lugar del hecho, sin ningún problema, y con el nene durmiendo.

Ellos tienen un aparato, muy similar a los ordenadores terrestres pero con una capacidad muy superior, que mediante un hológrafo –que es una especie de fotografía de tercera dimensión– le sacan al niño una foto, la retocan y automáticamente por ese “ordenador espacial”, por así llamarlo, le sacan al niño un documento, de modo que si alguna autoridad frena a ese vehículo, ellos simplemente presentan documentos de las tres personas; de las dos mayores y del niño…

Interlocutor: Cosa que no sucedió...

Ruanel: Cosa que no hizo ninguna falta. Pero tienen una tecnología como para tener el mejor documento, y la utilizaron por precaución...

Reitero, entonces, para que no haya ninguna duda, que luego de sedar al niño le aplican en el brazo un aparato muy similar al sedador y le extraen unos mililitros de sangre.

Luego evalúan su ADN, ven que es un ADN potable, que es un ADN que no tiene cadenas enfermas, ven que sus rizos finales son de larga vida, que todavía es un individuo que puede vivir un promedio de ochenta años, y por lo tanto, ya estando el visto bueno, ahí sí devuelven, para no tener sospechas, el vehículo alquilado y de inmediato se teletransportan a una nave que estaba en órbita.

Interlocutor: Perfecto, quedó todo muy claro... ¿A cuántos kilómetros estaba esa nave?

Ruanel: Aproximadamente a tres mil kilómetros de la superficie.

Interlocutor: ¿Qué medidas tenía la nave?

Ruanel: Aproximadamente 25 m de largo.

Interlocutor: No era la nave madre entonces.

Ruanel: No, no era la nave madre. La nave madre estaba situada pasando la órbita lunar, a unos cuatrocientos cincuenta mil kilómetros de distancia.

Interlocutor: ¿Y de qué tamaño era la nave madre?

Ruanel: Aproximadamente, de unos cuatrocientos metros.

Interlocutor: ¿Y su contingente?

Ruanel: Aproximadamente de unos ciento veinte individuos.

Interlocutor: Y ¿cuánto tiempo hacía que estaban aquí? Me refiero en la luna.

Ruanel: En medidas terrestres, aproximadamente dos meses.

Interlocutor: ¡Ah!, entonces vinieron recientemente…

Ruanel: Así es…

Interlocutor: ¿A cuántos años luz está el planeta de ellos?

Ruanel: Aproximadamente unos diez mil años luz…

Interlocutor: Es mucho…

Ruanel: Sí, es bastante, está en otro brazo de la galaxia…

Interlocutor: ¿Y cuánto tardaron en venir hasta acá?

Ruanel: Han tardado años en medidas terrestres. Años…

Interlocutor: ¿Pero y los agujeros de gusano?

Ruanel: Sí, utilizan grietas espaciales, pero igual han demorado años porque han estado en otros planetas… Quiero aclarar que no es el único niño que se llevaron de Sol-3. Se llevaron a otro niño de once años también de un accidente, pero en este caso de un accidente de carretera, de una colisión de cuatro o cinco vehículos. Pero esto fue por una persecución policial que había ocurrido un par de meses antes de este episodio que estamos relatando, en el país llamado América, en un lugar llamado Tennessee.

Interlocutor: Está bien. ¿Cómo se llamaba este niño? Porque me suena, Tennessee.

Ruanel: El niño ese se llamaba Richard… No hay mucho más para decir de importancia que solamente esto…

Interlocutor: Espere, Maestro, usted habló de dos niños… ¿Dos niños nada más?

Ruanel: Así es, nada más.

Interlocutor: O sea, ¿en estos dos meses los únicos que abdujeron fueron esos dos niños y se los llevaron a la nave y obviamente en algún momento se los llevaron a su planeta?

Ruanel: Se han llevado también infinidad de minerales, plantas, para investigar también el ADN de las plantas...

Interlocutor: Está bien. ¿Hay algo interesante para decir del planeta de ellos?

Ruanel: No, no, es un planeta muy similar, con una temperatura muy similar a la de Sol-3, seguramente es un poquito más frío el planeta, tiene una temperatura media del planeta completo de doce grados centígrados, o sea que es una temperatura unos grados más fría que la de Sol-3, cuyo promedio ahora está entre quince y dieciséis grados. Estoy hablando del promedio total…

Interlocutor: Está bien. Obviamente no tienen ninguna relación, no han hecho ningún contacto, con autoridades del planeta ni nada…

Ruanel: Así es…

Interlocutor: Ni tampoco con el Área 51 ni nada por el estilo...

Ruanel: No, en absoluto…

Interlocutor: Creo, entonces, que este asunto lo podemos dar por terminado…

Ruanel: Correcto…

 

Referencias

 

Las desapariciones de Amelia Earhart y Antoine de Saint Exupéry

http://www.grupoelron.org/temasextraterrestres/ameliaearhartyantoinese.htm 

 

La desaparición de Raoul Wallenberg

http://www.grupoelron.org/temasextraterrestres/draoulwallenberg.htm 

 

La desaparición de Hitler y Eva Braun

http://www.grupoelron.org/historia/adolfhitler.htm

http://www.grupoelron.org/historia/luxiv_suicidiohitler.htm 

 

Casos reales de abducciones extraterrestres

http://www.grupoelron.org/temasextraterrestres/abdextraterrestres.htm 

http://www.grupoelron.org/temasextraterrestres/luv_abducciones.htm 

 

El misterio del bergantín Mary Celeste

http://www.grupoelron.org/temasextraterrestres/maryceleste.htm

 

El caso de los visitantes de dormitorio

http://www.grupoelron.org/temasextraterrestres/visitantesdedormitorio.htm 

El caso de Las Muertas de Juárez

http://www.grupoelron.org/temasextraterrestres/lasmdejuarez.htm 

 

La abducción de JonBenet Ramsey

http://www.grupoelron.org/temasextraterrestres/asesinatojbramsey.htm 

 

Temas extraterrestres

http://www.grupoelron.org/temasextraterrestres/id_misterios.htm 

  

Cabo Valdés, ¿viaje temporal?

http://www.grupoelron.org/temasextraterrestres/cabovaldes.htm

 

Desapariciones misteriosas I

http://www.grupoelron.org/historia/desaparicionesmisteriosasi.html

 

Desapariciones misteriosas II

http://www.grupoelron.org/historia/desaparicionesmisteriosasii.html

 

Triángulo de las Bermudas

http://www.grupoelron.org/temasextraterrestres/triangulodelasbermudas.htm