Índice
Viajes astrales
Grupo Elron
Sección Autoconocimiento y Salud - Índice de la sección - Explicación y guía de lectura de la sección

 

 

 

 

VIAJES ASTRALES

TÉCNICA PARA REALIZARLOS

POR JORGE RAÚL OLGUÍN

 

PRIMERA PARTE

EL AURA

 

Hay algunas personas que lograron desarrollar el don de percibir visualmente aquellas vibraciones que el ojo humano normalmente no capta. Esas personas pueden ver en los demás no solo el aspecto externo, sino que además del cuerpo físico, pueden distinguir con toda claridad el campo electromagnético que envuelve dicho cuerpo.

Ese campo más sutil es lo que se conoce vulgarmente como aura.

Se trata de una envoltura energética que filtra la mayoría de las vibraciones negativas y está directamente relacionada con la parte física.

Cabe destacar que las personas que tienen su aura debilitada por un bajón energético esotérico pueden absorber influjos nefastos y estar propensas a tener trastornos psicosomáticos.

Aquellos privilegiados que pueden visualizar el aura de la gente que les rodea, logran detectar en ellos las diversas influencias negativas al notar que el fulgor de sus auras pierde la claridad de sus colores e intensidad de los tonos.

Aquellas personas que visualizan el aura pueden detectar las diversas influencias negativas al notar que su fulgor pierde la claridad de sus colores e intensidad de los tonos.

 

El aura y la fotografía Kirlian.

El aura no debe ser confundida con la luminosidad que impresiona la fotografía Kirlian, que es un fenómeno perfectamente estudiado por la física y conocido con el nombre de "efecto corona". Según la física, todo elemento rodeado por un intenso campo eléctrico produce una luminosidad por un efecto de ionización y una emisión de radiaciones en el espectro visible.

Este fenómeno, aunque no se encuentra presente en nuestra vida cotidiana, se puede contemplar con relativa frecuencia en los tendidos de alta tensión por las noches, donde si las condiciones atmosféricas son propicias se puede observar una especie de resplandor violáceo que rodea a los cables. Este mismo fenómeno, y la mayoría de los científicos está de acuerdo en esto, es el alma mater de la fotografía Kirlian.

 

 

EL PLANO ASTRAL

 

Para hablar de los viajes astrales lo primero que debemos conocer es qué es en realidad el plano astral.

El primer concepto que ha de evidenciarse para describirlo es su absoluta realidad. Debemos entender que los habitantes del plano astral son reales en el mismo concepto que lo somos nosotros en el plano físico.

La región astral es lo que se conoce normalmente como mundo espiritual o universo suprafísico [1]. Los habitantes del mundo astral son las entidades espirituales. Plano astral, por lo tanto, es sinónimo de plano espiritual o suprafísico.

La visión en el mundo astral es muy diferente y mucho más amplia que la visión en el plano físico, porque la percepción no está limitada a los cinco sentidos que poseemos los seres encarnados, sino que abarca también lo conceptual.

 

 

CONCEPTOS EQUIVOCADOS

 

Es muy común que se enseñe que el plano astral es el inmediatamente superior al plano físico, envolviendo a éste en su totalidad como una especie de manto neblinoso.

Incluso algunas escuelas esotéricas toman al astral como una extensión del mundo de los objetos sólidos, pero con una materia menos densa.

Otras teorías dicen que nuestro aura es parte del astral y no una envoltura energética que filtra las vibraciones externas negativas, como sucede en realidad.

Agregan que mientras el cuerpo sutil viaja por el plano astral, hay un cordón de plata que lo liga al cuerpo físico.

Dicho cordón de plata está ligado permanentemente y es capaz de extenderse hacia el infinito entre el cuerpo físico y el cuerpo sutil. Es de forma cilíndrica, plateado, luminoso, resistente, elástico, flexible y que sólo se rompe al instante de la muerte.

Obviamente, todo eso es falso:

1) El plano astral es el universo suprafísico en sí, comúnmente denominado "mundo espiritual", con todos sus planos de vibración.

2) El aura es nuestro campo electromagnético y forma parte del mundo físico.

3) El famoso "cordón de plata" es una invención literaria. Este cordón de plata o cordón plateado, popularizado por el autor inglés Lobsang Rampa en el libro El Tercer Ojo, en realidad no existe, ya que se trata de una mera alegoría para dar a entender que hay una comunicación entre el Yo Inferior −mal llamado así− y el Yo Superior.

Sería mejor utilizar el ejemplo de que el espíritu es como una varilla a través de la cerradura, donde queda de un lado el 10 % (la parte encarnada) y del otro, el 90 % (la parte restante o Thetán, que sigue morando en el mismo plano de vibración donde se encontraba el espíritu completo antes de encarnar), porque brinda una mejor idea de la realidad.

Si hablamos de cordón, estaríamos dando la falsa idea de que se trata de dos partes independientes unidas por una especie de cable, y no es así.

Más irreal aún es creer que ese supuesto lazo esotérico tiene la cualidad de amarrar el espíritu al cuerpo físico, como si la encarnación dependiese de la consistencia de un cordón.

 

 

¿QUIÉNES PUEDE HACER VIAJES ASTRALES?

 

Todos los seres encarnados estamos capacitados para realizar viajes astrales y la mayoría los ha realizado sin saberlo, confundiéndolos con sueños extraños.

 

 

EL VIAJE ASTRAL EN SÍ

 

El ser humano no tiene un alma... ¡es un alma con una envoltura física! Según fue revelado por los Maestros de Luz a través de Mensajes canalizados en sesión de mediumnidad, nuestro espíritu solo encarna en un 10 % y el 90 % restante se encuentra en el plano espiritual correspondiente.

Realizar un viaje astral significa que nuestro ser, ese 10 % encarnado, sale de la envoltura física y recorre el universo suprafísico, pudiendo visitar en esencia espiritual otros mundos.

 

Límites del viaje astral.

Se pensaba que en los viajes astrales se podía ir a todos los planos espirituales, desde el -2 (octava esfera) hasta el plano 10º, donde moran los Aes... pero no hay límites sólo hacia los planos inferiores.

Los planos superiores a la vibración actual del Thetán de cada uno están vedados, porque de la misma manera que el espíritu no puede visualizar los planos superiores a su hábitat actual, nuestro 10 % encarnado tampoco puede ir astralmente a un plano superior al de nuestro Yo Superior o Thetán (el 90 % restante).

 

El desdoblamiento y la bilocación.

Es importante no confundir el desdoblamiento que posibilita la proyección o viaje astral con la bilocación.

La bilocación, o el hecho de hallarse alguien en dos lugares distintos a la vez, es solamente una fantasía, en la realidad no existe.

Cuando se habla de desdoblamiento, la referencia es sólo al viaje astral, que únicamente se realiza dentro del plano espiritual, no a través del plano físico.

Santo Tomás de Aquino enseñaba, precisamente, que la presencia de un mismo cuerpo en dos lugares diferentes al mismo tiempo es contradictoria, porque la materia ocupa unas dimensiones específicas y no las puede ocupar en diferentes lugares simultáneamente.

 

 

MISIONES ESPIRITUALES

 

El viaje astral puede ser de aprendizaje o de Servicio. En el primero de los casos, cuando nuestra esencia viaja, va incorporando al decodificador (el córtex cerebral) todas las vivencias que va teniendo en los lugares que visita.

En el segundo de los casos, el viaje astral es programado y podemos contactarnos con personas que precisan algún tipo de ayuda espiritual (en ese caso nos comunicamos con su cuerpo causal y le enviamos conceptos de aliento) o con otras que necesitan sanación (en ese caso se le envía color verde).

Cabe dejar en claro que la mayoría de los viajes astrales no cumplen ningún cometido por dos razones:

1) Generalmente se hacen durante la noche y nuestro ser Interno confunde el viaje astral con un sueño fantasioso.

2) Casi todos los "viajeros astrales" desconocen que se puede brindar ayuda a otros o aprender diversas cosas durante dicho viaje.

 

 

SEGUNDA PARTE

TIPOS DE VIAJES ASTRALES

 

Viajes Astrales Colectivos.

Se pueden hacer viajes astrales colectivos en lugares no muy amplios (con personas realmente preparadas) y con fines de amor, sanación o humanísticos (son muy usuales en las curaciones metafísicas).

Para realizar viajes astrales colectivos hay que tener compatibilidad psicológica entre los concurrentes, tener empatía es primordial (vibrar en la misma sintonía) y poseer un sólido entrenamiento.

Los participantes se podrán sentar en almohadones, haciendo un pequeño círculo entre todos y podrán ser guiados al comienzo por un instructor, para entrar en estado Alfa[2].

 

Viajes Astrales Inconscientes.

Los viajes astrales inconscientes son los que se hacen sin preparación.

Normalmente esto se efectúa cuando la persona tiene mucho interés o una gran preocupación por algo.

Estos viajes astrales son los menos traumatizantes, pero también los menos fecundos, porque ellos se diluyen en el olvido.

Asimismo, reitero de que por intermedio de los viajes astrales podemos visitar otros mundos, fuera del planeta Tierra.

 

Viajes Astrales Conscientes.

Los viajes astrales conscientes son aquellos que se efectúan después que la persona se ha preparado y planifica hacia donde va y cuáles son sus objetivos, como la sanación, la investigación, salidas a otros mundos, etc.

 

Viajes Astrales Inducidos por Hipnosis.

Los viajes astrales inducidos por hipnosis deben ser realizados por personas profesionales en la materia.

Dichos profesionales harán llegar al inducido a diferentes niveles de profundidad siguiendo la orden del desdoblamiento.

Esta técnica no es recomendable en absoluto porque el hipnotismo es en sí una técnica que implanta engramas.

TERCERA PARTE

 

PREPARACIÓN PARA HACER VIAJES ASTRALES

 

La práctica de la salida astral comienza un tiempo antes de su realización efectiva. Sólo un organismo y un espíritu bien entrenado por las técnicas preparatorias podrá llegar a su objetivo, protegido y con la certeza de no haber tenido un simple y banal episodio de sugestión.

Es esencial aprender el arte de la relajación y la respiración controlada, la concentración, la visualización, la memoria, y la proyección de la voluntad.

Todas estas prácticas son importantes desarrollar para tener una salida astral real y efectiva.

 

Respiración.

La respiración está ligada al concepto mismo de la vida. Una mala respiración puede afectar negativamente nuestros procesos físicos y psicológicos.

La energía que se obtiene al respirar se llama Prana y, al igual que la energía Kundalini, es absorbida por unas enzimas llamadas ATPasa, que transforman la misma en reacciones químicas que producen el ATP, sustancia que almacena y transporta esa energía para el buen funcionamiento de todos los organismos vivos.

Una respiración completa se logra aspirando el aire primero con el abdomen y luego por los pulmones. De esa manera se absorbe mucho más oxígeno.

 

Concentración.

La concentración es el arte de aislarse de las influencias exteriores, enfocando su atención sobre cualquier cosa, persona u objeto para evitar cualquier distracción.

Como hay demasiadas ideas en nuestro espíritu encarnado, debemos estar claros y seleccionar una que esté asociada al objeto escogido para que la visión sea lo más clara y completa posible.

La concentración no es un sinónimo de esfuerzo violento o de tensión, sino el resultado de la atención de la perseverancia y del dominio del "Yo".

Trate de suspender por algunos segundos su actividad mental; usted descubrirá cómo el pensamiento es indisciplinado e inestable.

Busque un lugar tranquilo donde pueda estar seguro de que nadie lo perturbará. Relájese y controle su respiración.

En el lugar escogido debe haber una luz tenue. Siéntese confortablemente, la espalda recta, visualice dicha luz y trate de poner su mente en blanco.

Al principio, una multitud de pensamientos tumultuosos tratarán de perturbar su espíritu, pero usted los vencerá, dejándolos simplemente desfilar.

Progresivamente y a medida que va perdiendo el contacto con la realidad, esos pensamientos irán desapareciendo.

Una sensación de agradable ligereza psíquica, junto a un adormecimiento del cuerpo lo irá invadiendo, creando en sí un estado de inmaterialidad.

 

Relajación.

La relajación implica la eliminación total de toda contracción muscular, toda tensión del cuerpo y de la mente.

¿Cómo relajarse? Acuéstese sobre su espalda, sobre un espacio rígido pero confortable, ponga las palmas de sus manos hacia arriba.

No debe haber ni mucho frío, ni mucho calor, al menos para comenzar. Tampoco la persona debe estar afligida por dolores o atormentarse por deseos fisiológicos.

Partiendo de la punta de sus pies trate de visualizar todas sus terminales nerviosas, sus músculos y su piel, donde se halla el sentido del tacto.

Notará que con la punta de sus dedos podrá sentir hasta el aire; comenzará la visualización por los pies y ascenderá progresivamente por todo el largo de su cuerpo, sintiendo el mismo en intensidad.

Su tensión se descargará y todo su ser se sentirá relajado. Sus pensamientos se diluirán en su mente sin que trate de retenerlos.

Usted estará en calma y su mente se hallará serena. Su cuerpo se sentirá más pesado, como si se hundiera en un pozo gravitatorio. Déjelo ir.

Termine el ejercicio moviéndose lentamente y estirándose. Luego sentirá una sensación de calma.

 

Visualización.

La visualización es ver algo o a alguien a través del espíritu. Es una técnica que puede facilitar la concentración; pero dependiendo de una práctica constante.

Es necesario clasificar o seleccionar nuestros pensamientos, de inmovilizarlos y de fijar nuestra atención durante 10 segundos sobre una imagen construida por nuestro espíritu.

La creatividad y el control mental son ingredientes indispensables de la visualización, que de por sí es una realización efectiva.

 

Memoria y Voluntad.

Para reforzar la voluntad, debemos alimentarla atendiendo objetivos diferentes. Los ejercicios para esto son innumerables. Ponga atención a sus hábitos y elimine los negativos.

Programe su día y esfuércese en cumplir con lo prometido. Controle su impulsividad y lo que usted considere que son sus defectos para que pueda mejorar su vida interior.

Ponga a trabajar su determinación sobre los pequeños obstáculos de su vida cotidiana. Protéjase y proteja a los que están cerca de usted por un invisible escudo de Amor, cuando se encuentre en la calle, de viaje, en los momentos difíciles de la existencia.

Construya sus victorias sobre sus apegos, focalice su atención sobre el objeto deseado; en armonía con su interior, visualícelo con toda la intensidad que pueda. Su fuerza de voluntad será su puntal.

Todo el mundo sabe que las personas más sabias, las más fuertes interiormente y las más involucradas en el mundo esotérico, son aquellas que más han sufrido diversas experiencias.

Han aprendido a adquirir fuerza interior, a controlar sus emociones, sus actos y sus pensamientos.

 

 

CUARTA PARTE

EL DESDOBLAMIENTO

 

El desdoblamiento es la proyección de nuestra parte espiritual encarnada (el 10 % de nuestro espíritu) y su permanencia temporal más o menos manifiesta y fuera de su envoltura física.

No confundir con las llamadas proyecciones espirituales holográficas en el plano físico, que se denominan de la misma manera.

 

Preparación para el Desdoblamiento.

Le sugerimos concentrarse sobre un cono o una figura donde coexista la concentración y la expansión.

 

Frente a un espejo.

Concéntrese sobre su imagen, sin cerrar los ojos, justo hasta que comience a vacilar, siéntese confortablemente frente a esa figura refleja y continúe fijándola, repitiendo cadenciosamente su nombre; haciendo conciliar su Yo con la imagen aparecida.

 

El Ambiente.

La humedad, el ruido y el frío son enemigos empedernidos del cuerpo sutil, por lo tanto debe escoger un ambiente confortable y si es posible cargado de energías positivas y benéficas.

 

La Vestimenta.

La vestimenta debe ser confortable. Durante el desdoblamiento, la tensión y la temperatura del cuerpo tienen tendencia a bajar. Al desdoblarse se tendrá más frío que en las condiciones normales.

No se deben usar cinturones ajustados, zapatos u objetos metálicos. Evite si es posible las coberturas. Coma una comida ligera y si puede tome un baño de agua tibia con sal antes del desdoblamiento.

 

Características del personaje en el plano astral.

Ese 10 % encarnado cumple un rol o personaje en el plano físico. Cuando ese personaje se desdobla, descubre un mundo nuevo donde no existen las leyes ni las perspectivas, donde puede visualizar el interior y el exterior de las cosas, donde los cuerpos físicos muestran su estructura interna.

También puede visualizar en profundidad el aura de las personas, sus colores, la energía vital que les anima y las formas, que las ve como cambiantes fluidos.

Mientras tanto, el cuerpo físico del "viajero astral" queda en estado de inmovilidad, casi privado de sensaciones y de la conciencia, que está transferida a los otros niveles.

 

 

QUINTA PARTE

TÉCNICAS PARA EL DESDOBLAMIENTO

 

Técnicas para Salidas Inconscientes.

- Visualice todos los procedimientos sugeridos para la salida consciente, trate de dormirse y controlar la trama de sus sueños, como si fuera un sueño guiado.

- Método del sueño guiado: aprenda a controlar las fases de adormecimiento. En el estado de insomnio represente una escena onírica inductiva.

 

Técnicas para los que están Habituados a Desdoblarse.

- Adormezca sus sentidos.

- Concéntrese lo más que pueda sobre la voluntad de desdoblarse.

- Dirija su concentración visualizando una llama, sobre la raíz de su nariz, un cono etc.

 

Técnicas para Viajes Astrales Inducidos.

La hipnosis es una forma de sugestión mental fundada sobre la inducción verbal o magnética de un estado de trance a diferentes niveles de profundidad.

En el caso del desdoblamiento, la inducción deberá ser provocada por la orden de desdoblarse y de entrar en el cuerpo después de un lapso y seguido de eventuales tareas a ejecutar pendiente la proyección (tales como desplazamiento de objetos, visitas perceptibles, huellas, marcas, etc.).

Ya expliqué antes que las técnicas inducidas implantan engramas susceptibles de provocar efectos secundarios negativos impredecibles.

 

Técnicas para Viajes Astrales Colectivos.

Para hacer viajes astrales colectivos, los que participen tienen que tener en cuenta lo siguiente:

- Visualizar cada uno la meta a la que se dirigirán astralmente.

- Si se trata de ayudar a una persona, tener un testigo de la misma, como cabellos, una prenda, un perfume, etc.

- Obviamente, avisar a la persona que se la va a contactar astralmente para que recepcione conscientemente el contacto astral.

- Atracción mental de parte del personaje receptivo (la persona a ayudar).

 

Prueba de parejas en desdoblamiento colectivo.

Movimiento de objetos (si se juntan varios 10 % en viaje astral conjunto pueden hacer "foco" como si fueran un espíritu completo)

 

Síntomas Generales del Retorno de un Viaje Astral.

Debe aclararse que no todo el mundo siente lo mismo al regresar de un viaje astral. Lo que uno siente al regresar varía de individuo a individuo.

 

Retorno involuntario.

Este retorno es automático con riesgo de vértigo, miedo, transpiración intensa y taquicardia. La persona puede tener la sensación de caer en forma vertiginosa.

 

Retorno voluntario.

De la misma manera que nuestro cuerpo sutil recorre el plano astral, con un acto de determinación se recorre nuevamente el camino, pero en sentido inverso.

Nuestro 10 % viaja "hacia atrás" y atraviesa inversamente las etapas atravesadas para salir del cuerpo.

 

 

SEXTA PARTE

RIESGOS DEL DESDOBLAMIENTO

 

Los riesgos del desdoblamiento se pueden clasificar como naturales y "sobrenaturales".

Los problemas de orden natural pueden ser causados por diversos engramas que, a su vez, pueden provocar en la persona que intenta desdoblarse trastornos de orden físico y mental como también alteraciones nerviosas. Una persona afectada puede tener síntomas de náuseas, taquicardia, vértigos, depresión, etc. Esos síntomas pueden ser provocados por el choque emocional de quien hace el viaje astral por primera vez.

El desdoblamiento no es para las personas que son muy impresionables. Se trata sin duda de una experiencia capaz de marcar a un individuo de forma indeleble y que si él registra una cantidad de conocimientos nuevos, de sensaciones y de posibilidades, también estará en presencia de ciertos factores peligrosos, los cuales no debe subestimar.

Ahora estoy hablando de los fenómenos mal llamados "sobrenaturales", que pueden afectar la integridad del 10 % mientras está "en viaje".

Me refiero a la intervención de las entidades de otros niveles espirituales de vibración, como las energías lúdicas, los demonios, los elementales y los espíritus del error, que pueden intentar traumatizar a nuestro 10 % cuando está recorriendo el plano astral, reduciendo sus energías e induciendo a que tenga visiones.

Los que más se acercan a nuestro 10 % son los espíritus del Error que desencarnaron hace poco y no están resignados a despegarse del mundo físico. Su ego les crea un mundo físico ficticio y no aceptan el cambio de plano.

Ellos constituyen el mayor peligro para el individuo desdoblado, pues buscan comunicarse para preguntar qué está sucediendo. Saben inconscientemente que "algo les pasó", pero no alcanzan a comprender qué es.

Otros, poseídos por la envidia y el rencor, buscan inducir confusión, para obstaculizar la reintegración del 10 % desde el plano astral.

En esos casos, cuando la persona completa su "viaje" siente que algo le sacó las energías, como si su cuerpo estuviera completamente extenuado.

 

Protección para el desdoblamiento.

Como se dijo antes, puede haber espíritus del Error que intenten contactarse con su 10 % durante el viaje astral, ya sea para darle mensajes desalentadores o para hacer que visualice imágenes que le provoquen inquietud.

Para protegerse durante el desdoblamiento, trate de construir en su mente una campana protectora de color dorado, proyectando un rayo desde el 7º plano y visualice a todo su ser dentro de esa campana.

La misma, al emitir altas vibraciones, interferirá con las densas emisiones de las entidades de los planos bajos.

 

Su Primer Viaje Astral.

Después de una larga preparación hemos llegado al momento crucial. Todo está listo, la vestimenta, la atmósfera de la habitación, una comida ligera y un baño de agua tibia con sal marina.

Después de haber aprendido sobre el plano astral, ejecutado todas las técnicas preparatorias de relajación, respiración, concentración y visualización, haber determinado el momento más favorable, leído sobre el desdoblamiento y aprendido algunas técnicas para desdoblarse, usted está listo para hacer un viaje astral.

Solo resta decirle: ¡Qué sea provechoso para su evolución interna!


[1] Ver El Cielo responde I, donde están detallados los diversos niveles espirituales, así como las entidades que habitan en ellos.

[2] Alfa es el nombre con que se designa a un estado de conciencia. El mismo es designado como Alfa en contraste a otros que, según las ondas cerebrales que se generan en cada uno de ellos, son registradas por el electroencefalógrafo. Por ejemplo, cuando uno está despierto se están generando ondas Beta y al entrar en sueño profundo, ondas Delta y Theta consecutivamente. El estado Alfa es muy breve y se lo experimenta en el momento en que uno empieza a dormirse y es en este estado donde nuestro 10 % puede comenzar a realizar el viaje astral.


SESIÓN DEL 19/8/03

 

Médium: Jorge Olguín.

Entidad que se presentó a dialogar: Ruanel.

 

Interlocutor: . Quisiera pasar ahora a los viajes astrales. Recibí un extenso mail que le leo:

 

"Actualmente tengo 35 años y la primera 'experiencia' me ocurrió cuando tenía unos 14. Junto a un par de amigas, estaba estudiando en casa de una de ellas. Nos acostamos a las tres en la misma habitación, compartiendo yo cama con una de ellas. Debíamos llevar ya un tiempo dormidas cuando de repente se me abrieron los ojos súbitamente. En un 'clip' estaba completamente despierta. Me sentí plenamente consciente, aunque no podía mover el cuerpo, por más que lo intentara, y notaba una densidad extrema. Me extrañé, pues no comprendía lo que estaba sucediendo, pero permanecía tranquila. Tras esa sensación inicial de parálisis corporal, me incorporé (ya sin dificultad) y miré a mis amigas, ambas dormidas. Sabía que estaba pasando 'algo', aunque no tenía idea de qué. La habitación se encontraba ligeramente iluminada, en un tono blanquecino a la par que azulado o violeta (es difícil describirlo con exactitud, pues parecía un color que no reconocía entre los. llamémoslos 'humanos') y parecía que la fuente de esa iluminación tenue, pero que sin embargo inundaba toda la habitación, era yo misma. A continuación tuve la sensación de que me elevaba (involuntariamente) y salí de la estancia al pasillo contiguo; me sentía liviana como una pluma, como flotando. es más, ni me sentía físicamente. A medida que avanzaba (involuntariamente, insisto, como si algo me atrajera) el pasillo se iba alargando, y alargando a la par que se oscurecía hasta llegar casi a la negrura total. Entonces comencé a oír algo que definiría como voces pero que no articulaban palabras reconocidas por mí, como si fuera otro lenguaje que, paradójicamente, n tenía sonido pero que yo 'escuchaba'. Lo sentía como 'percepciones insonoras' pero plenamente presentes (usted me disculpará si no sé expresarme con claridad, pero es difícil concretar aquello; no encuentro términos adecuados, pues resultaba contradictorio con lo que mi 'lógica' reconocía). No sé si 'aquellas voces' se acercaban a mí o yo a ellas, el hecho es que comencé a sentir un miedo atroz, pues parecía que 'aquello' quería de alguna manera atraparme. Por fin, tras una 'lucha enorme', logré despertarme. Estaba en la cama. Me incorporé sobresaltada por aquel episodio totalmente novedoso para mí, y aún agitada por el miedo. Miré a mis amigas y comprobé que cada una estaba en la misma posición en que las 'había visto' cuando sentí el clip inicial. El- resto de la habitación igual. la persiana a la misma altura, la ropa en las sillas, todo igual. En los años siguientes la experiencia se repitió en varias ocasiones, siempre en mi domicilio familiar. Recuerdo elevarme, visitar las otras habitaciones, ver a mis padres y hermanos 'desde las alturas' dormidos en posiciones que luego verificaba al despertarme. Las puertas y paredes no existían para mí. me desplazaba, o tal vez debiera decir 'filtraba' de una estancia a otra sin más. No volví a escuchar 'aquellas voces', pero sin embargo, siempre que llegaba el momento de tener que atravesar el umbral de la puerta de entrada a la casa, y que me llevaría a Dios sabe dónde, comenzaba a sentir ese enorme miedo que me hacía volver a luchar para 'regresar'.

He de comentarle que antes de que comenzara (lo que quiera que fuere) siempre, siempre, tenía las mismas sensaciones que paso a relatarle en el orden en que se producían: Inicialmente se abrían los ojos súbitamente y sensación de estar plenamente consciente; una especie de sonido sordo, algo así como un zumbido mental, la densidad corporal extrema; visión de todos los objetos y personas que estuvieran en la habitación, aunque se encontrase a oscuras; a veces (esto sólo a veces) sentir posibles presencias que no se manifestaban pero que sentía; la liviandad física y elevación. cosas que me avisaban de que 'aquello' iba a ocurrir de nuevo y que finalmente acababan en miedo. No quería sentirlo, de modo que decidí hacer un gran ejercicio de voluntad para no volver a vivirlo, por lo que cuando se presentaban esas 'señales' luchaba con todas mis fuerzas para despertarme y en efecto, antes de elevarme lo lograba. Eso sí, me despertaba (y sigo despertando) muy agotada, como si hubiera tenido que hacer un esfuerzo sobrehumano.

Busqué respuestas en libros y a la única conclusión a la que llegué es que podía tratarse de 'viajes astrales', pero no he tenido la posibilidad de que algún experto me lo confirmase. Es más, tampoco podía comentarlo a mis allegados, pues en su expresión facial podía ver que me estaban considerando poco menos que una loca, de modo que preferí guardarlo para mí. Pasaron años en que aquello dejó de producirse prácticamente, salvo alguna que otra vez, de forma aislada. Y a medida que fui creciendo e interesándome por 'otras realidades' pensé que, si me desprendía del miedo y lo consideraba como una herramienta para mi evolución espiritual (ya que debe haber una razón por lo que ocurre), podría ser incluso positivo, no sólo para mí sino también para quienes me rodeaban. Así que me planteé un día que no lo iba a propiciar voluntariamente, pero cuando volviera a ocurrir no opondría resistencia. Y en ese punto me encuentro, profesor. Anoche, sin ir más lejos, volvió a suceder. Sin embargo, pese a que cuando siento ese zumbido me digo: esto es para el bien de la humanidad y el tuyo propio, al final el miedo me vence y acabo despertando. He de aclarar que el miedo desaparece tras despertar y que no afecta mi cotidianeidad; pertenece exclusivamente a ese 'momento' y cuando el momento acaba, él también desaparece.

Por otra parte, le comento, por si tuviera relación con lo aquí expuesto, que en algunas ocasiones (pocas, la verdad) he soñado cosas que en principio no tenían visos de ocurrir (según la lógica imperante) referentes a personas que finalmente sucedieron, así como sueños lúcidos; es decir, sueños en los que yo era consciente de que estaba soñando pero sin poder intervenir en el 'guión' que se desarrollaba y en la aparición de unos u otros 'personajes'. Tan sólo sabía que no era 'real' sino un sueño.

Profesor, le ruego que me disculpe por haberme extendido tanto y por posibles reiteraciones, pero creía necesario darle los detalles referidos. Y, por fin, lanzo mis dudas de forma específica: ¿Son viajes astrales? En caso contrario, ¿qué es? ¿Por qué ese miedo? ¿Qué puede decirme al respecto? Muy agradecida por su atención, reciba un cordial saludó de Alicia P.".

 

Mi conclusión es que todos hacemos viajes astrales durante el sueño, pero parece que algunas personas, como Alicia, los recuerdan al despertar.

Ruanel: La mayoría de las personas no recuerdan los viajes astrales, así como tampoco recuerdan los sueños.

Interlocutor: ¿Pero por qué no?

Ruanel: Simplemente porque no son importantes. Si fueran importantes se recordarían. Así como los sueños son importantes para que el decodificador "acomode" sus circuitos, los viajes astrales son necesarios en casos, y pongo un ejemplo bastante burdo para ser comprendido, como cuando el cuerpo necesita desperezarse como para salir del entumecimiento.

Interlocutor: No entiendo.

Ruanel: Solamente un espíritu desencarnado puede darse cuenta de la libertad que tiene el espíritu y la prisión que es el cuerpo. A veces, el 10 % encarnado se siente tan "preso" del cuerpo que necesita viajar astralmente para desentumecerse.

Interlocutor: Voy entendiendo, pero tengo una duda: un viaje astral sería, por ejemplo, que el 10 % vaya a Antares 4. Pero Alicia no está hablando de un viaje a tanta distancia, sino a metros de su cuerpo. ¿Sirve lo mismo a estos fines?

Ruanel: El hecho de que el 10 % salga de su cuerpo, aunque sea momentáneamente y a pocos metros, ya lo desentumece. Es decir, basta que se desprenda de la prisión corporal. No necesita viajar a grandes distancias para que eso ocurra.

Interlocutor: Ahora está todo claro. ¿Y que le digo a Alicia? Lo pregunto porque parece que tiene miedo de desprenderse del cuerpo. ¿Puede provocar esos miniviajes astrales, para llamarlos de alguna manera, sin ningún tipo de problemas?

Ruanel: Hay que explicarle que no tiene que tener ningún tipo de temor, porque la conexión del 10 % con su cuerpo nunca se corta, salvo al desencarnar.

Interlocutor: ¿Pero por qué tiene miedo Alicia?

Ruanel: Simplemente porque la experiencia de salirse del cuerpo la impresionó de tal forma que eso le originó un engrama de temor.

Interlocutor: Era obvio, pero la verdad es que no se me ocurrió pensarlo.

Ruanel: Mientras ella evalúe que salirse del cuerpo es algo inofensivo, no le prestará a la experiencia más que una atención normal.

Interlocutor: Ahora bien, la pregunta del millón es por qué Alicia recuerda tan claramente al despertar lo que le sucedió. Yo, por ejemplo, nunca lo recuerdo.

Ruanel: Todo depende del decodificador. Los decodificadores no son todos iguales.

Interlocutor: Está aclarado. La otra pregunta es sobre el por qué el decodificador distorsiona los viajes astrales.

Ruanel: La respuesta es porque el decodificador durante el sueño, al acomodar los circuitos, distorsiona las imágenes.

Interlocutor: ¿Sería algo parecido a cuando uno pasa rápidamente en la videograbadora el casete de una película las imágenes se ven distorsionadas por la velocidad?

Ruanel: El ejemplo es válido. Sí, sería algo parecido.

Interlocutor: Concretando, entonces, Alicia tiene que sobreponerse a ese engrama de temor y prestarse a la experiencia sin ninguna ansiedad. ¿Es así?

Ruanel: Es así. La experiencia es totalmente inofensiva.

Interlocutor: ¿Tiene que ver en alguna medida con la evolución espiritual?

Ruanel: No, para nada.

Interlocutor: ¿Los viajes astrales pueden ser provocados? A mí me gustaría, por ejemplo, visitar Antares 4, y al despertar recordar el viaje.

Ruanel: Sí, se pueden provocar con la misma técnica que se utiliza para comunicarse con los ángeles. (enlace a la página)

Interlocutor: ¿Usted se está refiriendo a la técnica que desarrolló este receptáculo y que está en su sitio Web?

Ruanel: Sí, es la misma. Esa técnica sirve tanto para hacer viajes astrales como para comunicarse con el propio Yo Superior o Thetán, con los espíritus de Luz, para canalizar Energías, etc.

Interlocutor: Está claro, pero el problema es cómo recordarlo después claramente si el decodificador distorsiona todo.

Ruanel: No me estoy refiriendo a hacer viajes astrales durante el sueño, sino antes de dormir, cuando uno está en estado alfa.

Interlocutor: Entiendo.

Ruanel: Hay que recorrer los distintos pasos: hacer entrar los rayos por el chakra coronario, en fin, todo el menú.

Interlocutor: ¿Se puede elegir el lugar a dónde viajar o hay que dejarlo al azar?

Ruanel: Es uno mismo el que tiene que elegir el lugar y dirigirse allí.

Interlocutor: ¿Cabe reiterar, entonces, que se trata de una experiencia que no tiene nada que ver con la evolución espiritual?

Ruanel: Toda experiencia es útil.

Interlocutor: Bueno, ¿algo más que le pueda decir a Alicia?

Ruanel: No, con lo expresado es suficiente.


Sesión/psicoauditación 8 de octubre de 2005, sábado

Médium: Jorge Olguín

Interlocutor: N.

Entidad que se presentó a dialogar: Orbelian, mi Thetán o Yo Superior.

 

Interlocutor: Bien. Pues quería saber, he tenido unos sueños últimamente un poco extraños y me gustaría saber que son. Son unos sueños en que en mitad de la noche siento que me despierto y que me voy a levantar y como que me veo fuera del cuerpo. Me gustaría saber que son exactamente.

Orbelian: Son la posibilidad de intento de parte de tu 10% encarnado de hacer viajes astrales. Viajes astrales reales, pero también hay contacto con identidades del error que haciendo foco te hacen imaginar algunas cosas que tu no visitas. Ejemplo: de repente puedes hacer un viaje astral a otro mundo donde puedes ver una belleza inmensa, el cielo es de color dorado, y las entidades espirituales te dibujan, te hacen imaginar que estas en el planeta tierra desfigurando tu visión y trayéndote inquietud y desazón. Osea interfieren mucho, lo que yo te recomendaría en ese caso, que los propios Maestro de Luz siempre lo aconsejan, incluso este receptáculo que tan gentilmente se ha prestado a albergarme, es envolverte con luz dorada Crística. Te envuelves visualizando un color dorado, como bañando todo tu cuerpo y no va a haber ninguna interferencia como para que tengas sueños incómodos o que directamente puedas viajes libremente a nivel astral. El viaje astral, seguramente los primeros puede ser por un mero placer como para visitar y visualizar lugares, luego eso sólo no sirve, porque si no, ni tu ni yo vamos a ascender al plano maestro 4. Vamos a estar al borde. Los viajes astrales verdaderamente pueden ser utilizados a favor de aquellos que los precisen. Ejemplo: tu viajas en el mismo planeta tierra astralmente a un hospital de campaña donde hay muchos seres que están muy mal y tu flotando astralmente sobre ellos les envías luz, sanación y estas haciendo una obra de bien. Osea, si bien el viaje astral es para placer también se usa para servicio. Sino es como que no se cumple la función del verdadero viaje astral.

Interlocutor: ¿Y lograré hacer esos viajes astrales con práctica?

Orbelian: Totalmente, totalmente, totalmente.

Interlocutor: Gracias. Y luego hay otro tema, que pedí un guía para un viaje astral, y no se quien vino, ¿me puedes…

Orbelian: Vino una entidad del plano 3. Un espíritu del plano 3 que es el mismo plano donde estoy yo. Sucede que el plano 3, es un plano que esta difuso entre el error y el plano maestro y hay muchos espíritus en el plano 3 que están con rencor, están con egos no resueltos y la orientación que te puedan dar va a quedar como equivocada. No va a ser prudente la guía. No, quizá no lo hagan con maldad, pero pueden enlazarte equivocadamente y lanzarte visiones que pueden incomodarte y un viaje astral tiene que ser agradable, no incómodo. A dónde tu lo percibas incómodo es que no estas siendo bien guiada. Al punto tal de que cuando haces un viaje astral con agrado, cuando tu llegas al mundo real, te tienes que sentir con éxtasis, te tienes que sentir con gozo, con armonía, con paz, con tranquilidad, con todos aquellos sentimientos y/o emociones que te sirvan y no quedar como que te falta algo.

Interlocutor: ¿Entonces me aconsejas que despida a este espíritu?

Orbelian: Que no lo convoques directamente. No se despide porque un espíritu no es esclavo de ningún ser encarnado. Directamente se pueden prestar por amor o se pueden prestar para manipular, o se puede prestar por curiosidad, porque en el plano 3 no es como el plano 2 que son espíritus crueles. En el plano 3 pueden hacerlo por curiosidad, para experimentar, para curiosear que hace ese 10%, o se tildan de profesores maestros y te guían y te, metafóricamente, como que te estrellan contra la pared.


SESIÓN DEL 5/1/07

Interlocutor: La pregunta es si yo cuando duermo, como 10 %, “desprendido” del cuerpo físico, puedo aprender algo… Por ejemplo, ¿Puedo ir a una biblioteca a estudiar algún tema que no tengo claro durante la vigilia?

Radael: Eso no es como sueño sino como viaje astral. Tiene que ser un sueño inducido…

Interlocutor: ¿Pero puede aprender algo de esa manera?

Radael: Lo que sucede es que en los viajes astrales, si son a través del sueño, a veces el decodificador hace una trampa y desvirtúa todo. De pronto nos hace visualizar una casa que nos resulta conocida pero que en realidad no es la nuestra, y tenemos la costumbre de relacionar todo con vidas pasadas, y a veces no son vidas pasadas las que recordamos, sino jugarretas del decodificador que te hace estar con una hija tuya y a lo mejor esa hija tuya tiene otra edad anterior a la que tiene actualmente, porque seguramente habrás soñado con una hija tuya cuando tenía 12 años y no la edad actual, en una casa que nunca existió… Pero éstas, reitero, son jugarretas del decodificador.

Interlocutor: A ver si lo entendí bien: los viajes astrales hay que inducirlos…

Radael: Los viajes astrales hay que inducirlos, pero a veces se hacen viajes astrales inconscientes durante el sueño…

Interlocutor: ¿Yo los hago?

Radael: Sí, por supuesto… Lo que sucede es que esos viajes astrales inconscientes durante el sueño son irreales porque el decodificador distorsiona las imágenes y entonces las que visualizamos no son las reales.

Interlocutor: En concreto, entonces, si yo me voy a dormir como todas las noches, es decir, sin inducir ningún viaje astral, y voy a una biblioteca en viaje astral inconsciente, todo lo que aprenda no me sirve para nada… ¿Es así?

Radael: Generalmente no porque van a ser aprendizajes irreales…

Interlocutor: Entonces tengo que suponer que cuando tengo ideas claras y precisas sobre determinado asunto es porque tú o algún Maestro de Luz me lo ha sugerido en mi cuerpo causal… ¿Es así?

Radael: Totalmente…

Interlocutor: Son dos cosas distintas, por lo tanto…

Radael: Totalmente…


Consulta recibida

Estimados del Grupo ELRON:

He leído su tema acerca de los viajes astrales.  Así como narró Alicia y buscó su ayuda/orientación a esta experiencia, así me tomo la libertad de preguntarles acerca de mi experiencia.

Nací en 1955, Cuando estaba estudiando para Medicina en mi país, por el año 1973 o 75, tuve la primera experiencia y fue a la hora de mi siesta, coincidiendo con el nivel Alfa. Esta primera experiencia quedo muy gravada en mi memoria, así como las siguientes, tal vez unas 3 ó 4 completas.

En la primera, logré ver a mi compañero de estudio que llegaba a despertarme para ir a la clase de la tarde. Al ver que dormía, se fue solo dejándome dormido, y yo recuerdo esto como si pasó hace poco. Cuando mi amigo regresó de clase, le pregunté que por qué no me despertó, y ahí le dije lo que él habló enfrente de mi cuerpo dormido…

Así siguieron las otras experiencias las que fueron más lejos de mi cuerpo y lograba ‘volar’ alrededor mío y de mi cuarto, de mi casa de estudiantes, y ‘volar’ en los corredores y ‘ver’ al resto de la casa, desde arriba. Recuerdo que durante ese ‘viaje’ todo era liviano… Cuando me tocaba ‘despertar’, sentía que mi ‘ser’ viajaba en un descenso vertiginoso, y que al llegar a mi cuerpo encontraba una resistencia, y sentía ya en mi experiencia física, una opresión en todo  mi cuerpo, más en mi pecho; era como si una plancha metálica, pesada, bloqueara mi entrada a mi cuerpo físico… Esto por supuesto es lo que me produjo temor a las próximas experiencias, que sin planearlas, venían a mí, a tal punto que al llegar la noche, procuraba no dormir, o dormir poco para evitar, no el viaje, sino la entrada…. Muy desesperante, y que culminaba con un despertar que alteraba todo mi ritmo cardiaco, sudoroso, etc.

Al comentar con el resto de mis compañeros, estos no creían, pero sí hubo uno que sí había experimentado esta vivencia, trasmitiéndome los conceptos errados al respecto.  Una vez superada esta situación, que se fue así como vino, volví a medio sentirla, una o dos veces aproximadamente, 10 años después, y en diferente país, ahora en los Estados Unidos De América.  Así como el ejemplo que leí en su grupo, así también me he extendido en mi caso.

Es de notar que ahora relaciono la formación de engramas, y en lo particular con el temor, la indecisión, la duda…  Ahora tengo el verdadero concepto de lo que realmente es el viaje astral.

Mi pregunta es si se trató verdaderamente de viajes astrales o fue otra experiencia. Si mi caso, experiencia, es de valor para poder aclararla con algún Maestro de Luz, sería de gran valor para mí y lo que esta experiencia conllevaría al servicio de los demás.

Agradezco a todo el Grupo ELRON por su valiosa orientación y servicio a la humanidad, y como dije en previa comunicación, en la medida que se ayuda a cualquier ser humano se ayuda a toda la humanidad, todo está conectado…  La Luz de Dios Nunca Falla.

 

Hola. Le reenvío tu mensaje a Karina, quien tiene conocimientos al respecto.

Con toda probabilidad la experiencia de reentrar en tu cuerpo no debería ser negativa por sí misma, aunque para evaluarlo en detalle lo mejor sería pedir una sesión con tu thetán o un Maestro de Luz, quien podría explicarte los posibles engramas o bloqueos diversos que te estén afectando.

Saludos. Daniel José.

 

Estimado René: Es evidente que tu parte espiritual (1), a diferencia de otras personas que sufren apegos terrenales sobre dimensionados, no se apegó al plano físico, sino al mundo espiritual.

Es cierto que has hecho un Viaje Astral y es cierto también que tu parte espiritual no quería volver... no por lo menos en su modo conciente. Y por eso le provocó a tu parte física la opresión de pecho, tratando de bloquear el regreso al plano terrenal.

Dejo en claro que realizar un Viaje astral no supone ningún riesgo, ya que en el hipotético caso de que un Thetán (parte espiritual no encarnada) no deseara regresar de dicho viaje, no tendría otra alternativa, o sea, no es que haya riesgo de muerte en lo más mínimo.

Claro que muchas veces se puede sufrir molestias (como en tu caso), debido a Engramas de esta vida o de vidas anteriores. De ser así, lo deberías tratar con el prof. Jorge Olguín, quien hace técnicas de Psicoauditación, justamente para revertir dichos engramas.

Es notorio que a veces un engrama es un factor desencadenante para producir más implantes engrámicos y pongo como ejemplo tus palabras:

-Era como si una plancha metálica, pesada, bloqueara mi entrada a mi cuerpo físico... esto por supuesto es lo que me produjo temor a las próximas experiencias, que sin planearlas, venían a mí, a tal punto que al llegar la noche, procuraba no dormir, o dormir poco para evitar, no el viaje, sino la entrada... Muy desesperante, y que culminaba con un despertar que alteraba todo mi ritmo cardíaco, sudoroso, etc.

Y dicho engramas pueden potenciarse entre sí, como si tuvieran un sentido de supervivencia. Y a medida que crecen, crece también tu bloqueo.

Mas el Viaje Astral es un experiencia maravillosa. No debemos mal juzgarlo. El problema son los implantes engrámicos que, si se erradican, podrás tener nuevas experiencias favorables edificantes.

Atte.: Karina González (Kar-El)

   http://www.sercadadia.org

(1) Encarna solo un 10% del espíritu y el otro 90% queda en el plano espiritual correspondiente.


Queridos amigos:

                            Esta es mi humilde opinión sobre viajes astrales dado que he experimentado varios tipos de ellos. Por si les interesa he aprendido cosas muy interesantes en la experiencia propia de vida después de la vida. 

Un viaje astral en estado de vigilia puede ser corto, el más corto conocido es el que denominan exteriorización, o puede ser un viaje astral más extenso (no importa que tan lejos pueda ir nuestro diez por ciento, a partir de la exteriorización nuestro diez por ciento está viajando).

Quiero diferenciar en base a este pequeño ejemplo que experimenté a los 18 años, en cuanto a exteriorización (o primera etapa del viaje astral) y viajes astrales más avanzados (que son programados): muy preocupada e intranquila por mi hermana que sabía no estaba pasando un buen momento y de la que no tenía en ese momento forma de contacto, recostada y despierta sobre mi cama me olvidé por completo de mí y solo pensaba en querer estar cerca de ella; en ese momento me separo de mi cuerpo y continúo viendo toda la habitación incluyéndome a mí más abajo pero también vi a otra entidad que me ayudó a volver a mi cuerpo (seguramente no estaba preparada en ese momento). Con este ejemplo quiero hacerles ver que no hice una exteriorización voluntariamente, fue el resultado de dejarme llevar por el amor hacia mi hermana y mi deseo de protegerla.

Entonces un viaje astral de primera etapa o exteriorización no siempre es programado. Los viajes astrales más extensos son programados por nosotros en base a: 1) Conocimiento de lo que estamos realizando. 2) Capacidad espiritual de desapegarnos de las cosas materiales. 3) Tener anuladas las cargas negativas concientes o inconcientes. 4) Ir avanzando en cuanto a nuestras propias experiencias en ese terreno.

Otro tipo de viaje astral que podemos realizar es cuando dormimos, es lo que denominé viaje astral onírico, que no deja de ser un viaje astral. He tratado de diferenciar los viajes astrales oníricos según las características de las experiencias que cada uno de ellos nos dejan (www.sercadadia.org en notas/ los sueños).

Cualquier inquietud estoy a vuestra disposición.

                                 Un abrazo Karina.


Estimados amigos del Grupo Elron: ...Sinceramente sorprendente el relato de DoAsh sobre su experiencia en el caos...me llamó la atención cierta similitud con una película llamada "Event Horizon"  http://en.wikipedia.org/wiki/Event_Horizon_(film)  en la cual salen a relucir los miedos mas internos de los tripulantes de una nave espacial y esos miedos se ven reflejados en desagradables visiones que cada uno de los tripulantes va experimentando... el diseñador de la nave viaja con ellos como un tripulante pero en realidad es una entidad maligna que tortura a los tripulantes provocándoles esas visiones y les infunde un miedo enorme. Finalmente los tripulantes van enloqueciendo y son asesinados por esta entidad...

Personalmente me sucedió algo parecido una vez que estaba saliendo de mi cuerpo durante un desdoblamiento. Una entidad del error al parecer "entró "en mis recuerdos y me hizo percibir una cara muy fea (de una caricatura que he visto) mirándome al lado de mi cama y sentí que hacía un ruido muy desagradable, además, antes de salir levemente de mi cuerpo, sentí que esta entidad hizo foco y me "tocó" un hombro.....sé que esta entidad quiso asustarme y en realidad lo logró...pero segundos después pensé que no había nada que temer… y la comprendí como entidad en evolución que es. Me calmé y me envolví en amor y traté de transmitírselo a esta entidad...y todo acabó. Obviamente esas energías de las que hablo DoAsh, que me imagino eran los primordiales, tienen un poder tremendo comparado con un espíritu que quiere causar miedo... pero creo sinceramente que "iluminando la oscuridad" algo podemos hacer para protegernos...
Muchas gracias, abrazos.

 

 

Muchas gracias por compartir tu experiencia. Saludos. Daniel José.

 


Hola, me llamo Yosbel.

Hace algún tiempo vengo desarrollándome en la proyección astral, he llegado a un punto en el que me sale muy bien, es decir, estar atento al momento de vigilia y ahí "me levanto" así literalmente, pero cuando estoy en astral consciente, no puedo hacer mucho de lo que deseo, es decir, me muevo por alrededor de mi casa, pero no puedo volar para arriba, ni ir a ningún lado, simplemente me puedo mover en un área limitada y mi experiencia dura muy poco.

Espero me puedan ayudar y tengan un saludo.

Estimado Yosbel,

En el tema de los viajes astrales tiene mucho que decir la propia experiencia personal. No hay una clave para aprender a hacerlos y que salgan bien a la primera, sino que es cuestión de estudio y práctica. En el Website encontrarás muchos datos que te proporcionaran conocimiento sobre el mundo espiritual y puedan serte útiles para los viajes astrales. En este enlace que te indico se habla extensamente sobre los viajes astrales.

http://www.grupoelron.org/autoconocimientoysalud/viajesastrales.htm

En lo personal yo también he tenido algunas experiencias de viaje astral y he tenido dificultades para desplazarme. He conseguido mejores resultados cuando en lugar de empeñarme en seguir las reglas del plano físico, directamente he pensando en ir a tal o cual lugar. Simplemente mantén en tu mente fija la idea de lo que quieres hacer y espera. Eso también requiere práctica.

Un saludo. Esperanza R. (Colaboradora Grupo Elron).

 


7/2011

Viaje astral guiado por Johnakan, realizado por Jorge Olguín. Explicó el tipo de percepciones conceptuales posibles, la relación del viaje con el cuerpo, con el 10% y con el 90%. Tras el proceso inicial de canalización de energías relató lo que iba captando y como lo captaba.

Viaje en MP3 (3.170 KB)

 

Jorge Olguín: Vamos a hacer una práctica de viaje astral guiado.

Previamente explico que hay muchos mitos sobre el viaje astral y muchas versiones falaces sobre el mismo, puesto que en el plano físico vemos con nuestros ojos, los globos oculares. Cuando alguien sale del cuerpo y dice "me veo a mi mismo" -o en una sala de operaciones sale del cuerpo el operado y se ve a sí mismo en la camilla- o puede ser una imaginación de su mente o puede ser que perciba mediante los conceptos suprafísicos, puesto que en los planos suprafísicos no tenemos visión tal cual sí la tenemos en el plano físico.

Además, como ya se ha dicho, solamente encarna un 10% del espíritu. El otro 90% queda en el plano que corresponde y se le llama Thetán. Quien hace el viaje astral no es el Thetán sino el 10% del espíritu encarnado.

Preguntaréis: ¿Esto significa que el 10% se queda sin espíritu? No, en absoluto. El espíritu, a diferencia de los seres físicos, tiene la capacidad -como las micropartículas cuánticas- de estar en dos lados a la vez pero -como dicen los Maestros de Luz- “el lenguaje es tan pobre” que lo que yo digo, en realidad, tampoco es así. De repente, mi Thetán Johnakan Ur-El junto con Morgan-El llegaron hasta el borde de la Creación visualizando el Caos, y las distintas entidades que allí había las percibían conceptualmente. Si tenemos en cuenta que el Universo -en expansión acelerada- hoy tiene 81.000 millones de años-luz de extensión -aunque nosotros en Sol 3 no estemos en el otro borde- no significa que el espíritu recorra inmediatamente esa cantidad de miles de millones de años-luz mientras el 10% está aquí en la Tierra sentado; hay una capacidad -que el espíritu lo tendría que aclarar de alguna manera-, si bien es cierto que en cada nivel de vibración se potencia la velocidad con la que se desplaza la entidad espiritual digamos que una entidad espiritual del plano 2 se puede desplazar al cuadrado de la velocidad de la luz, en el plano 3 al cubo de la velocidad de la luz, y así sucesivamente. Si no, sería imposible llegar al borde del universo.

¿Esto qué significa? ¿Que el 10% de ese ser encarnado cuyo Thetán visitó el borde del universo piensa que ese espíritu se estiró tipo goma de mascar 81.000 millones de años-luz cual hombre elástico de los cómics? No, en realidad no es así. Si bien el espíritu es un concepto energético o una energía conceptual –como les sea más fácil captarlo o digerirlo- no es que la esencia espiritual en sí se traslade sino que se traslada su concepto. Esto significa que hay un concepto dentro de la energía conceptual –valga la redundancia- que se puede desprender de ese espíritu para visualizar más allá.

Volviendo al viaje astral. El 10% del espíritu encarnado en un cuerpo, cuando hace el viaje astral, puede hacer viajar hasta nuestro satélite, hasta la Luna. Esto no significa que este 10% se estire 384.000 kilómetros; hay un concepto. La diferencia entre el desplazamiento del Thetán y el desplazamiento astral del 10% encarnado es que como el 10% encarnado somos nosotros nosotros conscientemente vivimos ese viaje astral: visualizamos una ciudad, visualizamos una habitación de un amigo que vamos a visitar, visualizamos un hospital, una escuela, una iglesia, un túnel, etc., pero no lo visualizamos con ojos físicos porque quien está haciendo el viaje astral tiene los ojos cerrados -aparte, quien está haciendo el viaje astral está sentado, acostado o en la posición que le sea más cómoda-. El que “visualiza” -en realidad es percibe- es el 10%  del espíritu, no el ser humano, pero como ese 10% está encarnado en el humano, el humano va a “visualizar” todo lo que perciba el espíritu.

Voy a hacer un viaje astral guiado, no como el profesor Jorge, sino canalizando a mi Thetán, Johnakan Ur-El, quien a través de mí va a hacer de guía para ese viaje astral.

Cerramos los ojos.

Nos ponemos cómodos.

Sentimos nuestro cuerpo relajado.

Intencionamos mentalmente el Rayo Blanco Azulado del Padre, que entra por la coronilla -el centro superior de la cabeza- y sentimos mentalmente como que inunda de armonía nuestro cuerpo.

Intencionamos mentalmente al Rayo Crístico, que es un Rayo Dorado -también entra por el centro de nuestra cabeza- y sentimos que nuestro cuerpo es inundado gloriosamente por dentro por esa Energía Dorada.

Por último, hacemos lo mismo con el Rayo Violeta. Entra por nuestro cerebro y desparrama su Luz Violeta por todo nuestro cuerpo.

Respiramos acompasadamente y canalizo al excelso Johnakan.

 

Entidad: En esta quietud vamos a comenzar el viaje astral. Desde mi lado, como Thetán voy a acompañar conceptualmente al concepto del 10% encarnado en la persona para que probemos esa hermosa experiencia de lo que llamáis viaje astral guiado. No importa la hora, si es de día, si es de tarde o si es de noche porque en el plano suprafísico estamos exentos con respecto a la claridad u obscuridad física.

Salimos en este momento del cuerpo y nos proyectamos inmediatamente al espacio, un espacio negro salpicado de estrellas que no titilan porque no hay atmósfera y nos sentimos cómodos flotando sin ningún tipo de vértigo en absoluto porque estamos exentos de la atracción gravitatoria, de cualquier curvatura espacial, porque somos seres suprafísicos. En lugar de decir percibir voy a decir mirar para que se entienda, puesto que el 10% encarnado y el humano que porta ese 10% son uno. Entonces voy a utilizar lenguaje físico.

Miramos hacia abajo y vemos el planeta Tierra con leve tonalidad azul, con nubes.

A lo lejos, la Luna.

Y vamos a recorrer una ciudad. Allí.

Apuntamos visualmente a Europa, a la península Ibérica. Y la península Itálica, que tiene forma de bota.

Y nos sumergimos hacia la península Itálica como si voláramos pero no dependemos de un límite de velocidad.
Ya estamos llegando.

Ya estamos abajo.

Nadie nos ve.

Estamos en una aldea moderna pero de casas antiguas, donde hay una mezcla de modernidad y antigüedad. En las pequeñas callejuelas vemos coches pequeños pero modernos a su vez. En algunos lados vemos carros tirados por caballos y allí se ve un río.

Aunque no tengamos el sentido del olfato conceptualmente podemos sentir el olor del río con un aroma entre dulzón y rancio, con aguas que parecían verde-azuladas y, sin embargo, son marrones.

Y miras la gente. Si prestas atención puedes escuchar conceptualmente -porque no tenemos oídos- las charlas porque tu mente conceptual puede captar en este momento la vibración de las voces y las decodifica. Esa pareja que lleva un carro con un bebé, la estás viendo. El señor de cabello moreno lleva una pequeña gorra y la señora un vestido bastante largo para la época. El bebé llora. Lo puedes captar. Le molesta al bebé la sacudida del carro porque el puente es curvo -sube y baja- y no está alisado. El carrito se sacude y, como no tiene tanta suspensión, el bebé se sacude y llora. Se paran al final del puente. La mamá levanta al bebé y lo calma.

Pero recorramos.

Vamos más al norte. Más al norte, más al norte, más al norte.

Mira, no hay tanta nieve. Es verano, a diferencia de tu región, donde es invierno. Es tórrido, los rayos del Sol golpean. Conceptúas calor. No lo puedes sentir pero conceptualmente sí puedes captar el calor de lo que llamáis el astro rey.

Ahora tienes calor, mucho calor, muchísimo calor. Está haciendo 38 grados Celsius de temperatura.

Pero vamos más al norte. Más, más, más.

Fíjate que ahora hay hielo, únicamente hielo, aunque no tanto como décadas atrás. Estamos cerca del Polo. ¿Qué percibimos? Hay osos blancos, los que llamáis osos polares. Están jugando. Parece que se pelean pero no, están jugando. Mira sus uñas: son más grandes que tus dedos cuando estás en tu cuerpo. Dejémoslos que jueguen; igual no nos perciben.

Sigamos rumbo por el continente americano y bajamos y bajamos.

Mira esos bellos pinos.

Mira ese bosque, esa montaña.

Haz un esfuerzo y percibe el aroma de las hojas con tu mente conceptual -no tienes nariz-.

Y sigues bajando. Bajas y bajas.

Subimos nuevamente al espacio exterior.

Percibe cada una de esas estrellas. Miles, cientos de miles. Las puedes ver con total claridad con tu mente conceptual; forman parte de esta galaxia que llamáis Vía Láctea.

Miras hacia abajo y no percibes tu planeta. No tengas temor, no puedes desprenderte de tu parte encarnada. Asume ello. No puedes desprenderte, formas parte.

Intenciona, que yo te sigo. No te voy a guiar. Intenciona que vuelves.

Intenciona. Intenciona.

Es de tarde.

Estás otra vez en tu cuerpo.

Siente tu cuerpo.

Siente los pies. Fíjate que puedes mover los dedos de tus pies. Muévelos.

Mueve los dedos de tus manos.

Respira profundamente. Y lentamente, muy lentamente, puedes abrir los ojos.

Muy lentamente puedes abrir los ojos.

He cumplido con mi parte y dejo a este receptáculo.

Gracias.

 

Jorge Olguín: Como 10% de Johnakan pude percibir perfectamente todo lo que Johnakan relataba en este breve paseo astral donde hemos recorrido medio planeta, donde hemos visto parte de Italia y parte del Polo Norte. Podemos ir a la casa de un amigo que quizás en ese momento tenga un pequeño malestar y mentalmente podemos intencionar que se sienta bien estando en su dormitorio. Y os aseguro que se sentirá mejor. Y si bien tanto la Energía Crística como cualquier Energía que la persona intenciona no tiene límites de distancia para la persona quizá no experta en enviar vibración sanadora a distancia le es más fácil mentalizarse, enfocarse, que está en el dormitorio del amigo con fiebre o en el hospital donde un familiar está internado por una pequeña bronquitis, y le podemos enviar vibración sanadora –porque somos parte de Dios-. Y le va a llegar.

El viaje astral es muy difundido pero de tan difundido es poco conocido. Como dije al comienzo, no podemos ver con los ojos ni escuchar con los oídos ni oler con la nariz ni degustar con la lengua ni tocar con las manos pero nuestro concepto mental puede reemplazar todo eso y más porque a través de Johnakan yo he visualizado. Y el viaje astral es absolutamente posible. Para nada difícil.

Pero mi recomendación es que el viaje astral sea útil. No solamente como un paseo vacacional, si se me permite la expresión, sino que también sirva para ayudar en consolación, confraternizando espiritualmente con personas que quizá no estén tan bien como nosotros.

También es útil el viaje astral para cuando tenemos lejos un ser querido; nos trasladamos astralmente y le damos un abrazo conceptual. Y en algunos casos es posible que ese ser querido nos capte y luego nos diga "te he sentido" o "me pareció sentirte". Y será así.

De verdad será así.